Unos 900 cordobeses partirán desde finales de mes a la vendimia francesa

Actualizado 21/08/2009 14:01:17 CET

CÓRDOBA, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

Entre 800 y 900 cordobeses partirán desde el 29 de agosto a la vendimia francesa, una campaña que este año se ve resentida por la crisis, por el incremento de mano de obra incluso de otros sectores ajenos a la agricultura y por el descenso de la oferta de empleo en el país vecino.

Según informó en rueda de prensa el secretario general del Sindicato Provincial Agroalimentario de CCOO de Córdoba, Rafael Estévez, los trabajadores no se van por gusto, sino porque las condiciones laborales en Francia son mejores y tienen salarios un 40 por ciento más altos.

Por su parte, la secretaria de Inmigración de la Federación Agroalimentaria de CCOO de Andalucía, Aurora Martínez, manifestó que este año habrá más gente que acudan sin contrato, por lo que advirtió a los trabajadores que se abstengan de acudir a Francia sin él, con el objetivo de evitar "situaciones desagradables", puesto que los empresarios ofrecen a los contratados alojamiento y no contar con un aval laboral puede provocar al vendimiador que no tenga donde quedarse, en un país del que no conoce el idioma.

Córdoba es la cuarta provincia en Andalucía, por detrás de Granada, Jaén y Sevilla en la aportación de vendimiadores a la campaña francesa, y fundamentalmente son del municipio de Fuente Palmera. Este año se han reducido en unas 100 ó 200 personas las personas que acudirán desde la provincia en relación al año pasado, mientras que a nivel regional ha disminuido también en un 15 ó 20 por ciento.

El responsable de la campaña de CCOO en Francia, Germán Porras, coordinará un equipo del sindicato que visitará las fincas y cooperativas en Francia con el objetivo de asesorar a los trabajadores 'in situ' y conocer sus condiciones laborales. Igualmente, advirtió a los trabajadores que "no se vayan a la aventura y salgan de sus casas con un contrato porque luego el panorama puede ser desolador y con una competencia terrible con compañeros portugueses, magrebíes y de países del Este".

Desde el sindicato informaron asimismo de que los salarios nunca podrán ser inferiores al salario mínimo interprofesional, que este año se sitúa en los 8,82 euros por hora, con una jornada laboral de 35 horas semanales, cobrando las horas extras con un incremento de entre el 25 y el 50 por ciento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies