La campaña hortícola deja un aumento en la cotización con un descenso de producción del 7%, según Asaja

Actualizado 06/08/2010 17:29:58 CET

ALMERÍA, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la organización agraria Asaja, Francisco Vargas, ha realizado un balance de la campaña hortícola 2009/2010 en la provincia de Almería en la que destacó que si bien ésta se ha extendido dos meses más --durante once meses-- de lo habitual a causa de las condiciones meteorológicas y la crisis económica, la producción se ha visto reducida en un siete por ciento en conjunto, lo que ha llevado además a que desde principios de año hasta el inicio de la temporada de primavera, la cotización ascendiera a una media de 0,52 euros por kilogramos en los productos, cuatro céntimos más que la pasada campaña.

En rueda de prensa, Vargas diferenció dos momentos claves durante la campaña, situados antes y después de Navidad, de forma que ante los malos resultados obtenidos durante un "cálido" otoño que estuvo acompañado de una menor demanda y una mayor presión en la distribución, el inicio de año permitió dar "un respiro y aire fresco al ahogo del campo", que en algunos casos permitieron recuperar las inversiones.

No obstante, la superficie cultivada descendió un 1,7 por ciento, de forma fueron 36.832 las hectáreas de cultivo, aunque llegaron a producirse picos por los que la producción llegó a descender hasta el 40 por ciento en determinados momentos. Entre los principales productos para su plantación destacó un aumento de la siembre de berenjena y calabacín, ligado a un precio de la semilla más asequible, mientras que la superficie de tomate quedó más mermada que en la campaña anterior.

En lo referente a la temporada de los cultivos de primavera, los precios no mantuvieron esa tendencia a la alza impulsada desde enero, de manera que productos como la sandía cotizaron a una media de diez céntimos de euro el kilogramo, mientras que el melón lo hizo a 0,40 euros el kilo, lo que llevó a Vargas a calificarlos como "cultivos residuales" en la balanza final de campaña.

Así, pese a que durante el mes de enero algunos precios llegaron a elevarse hasta un 113 por ciento de media, el sector sufrió un descenso en el volumen de ingresos de 15.000 euros por hectárea y unas pérdidas de 390 millones de euros, a causa del temporal, principalmente, según Asaja.

Por su parte, la contratación aumentó en un diez por ciento y se centró en mano de obra autóctona, de forma que la contratación en origen quedó casi extinguida, ya que el sector hortofrutícola ha absorbido el excedente de mano de obra del sector de la construcción. De esta manera, la facturación en origen ascendió a 1.450 millones de euros.

EL TOMATE, A LA BAJA

Según el balance realizado por Asaja sobre el comportamiento de determinados cultivos, el tomate fue el producto que más bajó su producción y su superficie cultivada, pese al repunte alcanzado al final de la campaña, en la que el precio medio sobre esta hortaliza alcanzó los 50 céntimos de euro de media.

Por su parte, el calabacín y el pimiento se mostraron como los productos más rentables, ya que el precio medio se situó en los 0,73 euros y los 0,69 euros el kilo, respectivamente, lo que supera en ambos casos los 15 céntimos de media del precio alcanzado en la campaña anterior.

Entre otros productos, la berenjena cotizó de media los 0,53 euros el kilo, aumentó su producción y su superficie de cultivo, un aspecto que compartió con el pepino, aunque éste descendió en el volumen de producto ligeramente. Su precio medio también ascendió con respecto la campaña anterior en siete céntimos el kilogramo, lo que lo situó a 0,53 euros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies