Hortyfruta pide un modelo de regularización para los márgenes de distribución en frutas y hortalizas

 

Hortyfruta pide un modelo de regularización para los márgenes de distribución en frutas y hortalizas

Actualizado 17/10/2011 17:33:53 CET

La pasada campaña se cerró con un descenso del 9% del valor de la comercialización y una caída media del 15% en el precio de los productos

ALMERÍA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

La gerente de la Interprofesional de Frutas y Hortalizas de Andalucía (Hortyfruta), María José Pardo, ha expuesto este lunes la situación en la que se encuentra el sector, que "atraviesa una profunda crisis que se agudiza campaña tras campaña" especialmente en la situación de los precios de los productos, que llegan a venderse por debajo de su coste de producción, un extremo que al inicio de la actual campaña ya ha ocurrido en pepino y calabacín. En este sentido, se ha mostrado a favor de un modelo de regularización para los márgenes de distribución en frutas y hortalizas.

Durante la rueda de prensa, Pardo ha hecho un llamamiento a las administraciones pertinentes para que se establezcan mecanismos que otorguen a la Interprofesional herramientas que permitan evitar la venta de productos por debajo de su coste de producción. Igualmente, ha abogado por la concentración de la oferta como medida a tener en cuenta para este objetivo.

Así, desde Hortyfruta señalan que "el mantenimiento de los beneficios pasa por el aumento de la productividad en finca", si bien para ello es necesario realizar inversiones en las estructuras productivas. Sin embargo, el "principal problema" en este sentido es que "con los beneficios actuales el agricultor no se puede permitir invertir en mejoras" de manera que "el modelo actual de producción se enfrenta a una pérdida continua de competitividad con respecto a otras zonas productoras".

Desde la Interprofesional explican que "los resultados de la pasada campaña hortofrutícola 2010/2011 han terminado con las esperanzas de recuperación del sector y han llevado a la ruina a muchos productores que han asistido atónitos a como crecían los costes e insumos necesarios para cultivar y como caían en picado los precios pagados por sus productos".

En términos generales, el balance arroja unas cifras negativas con un descenso del nueve por ciento del valor de la comercialización. La producción varía ligeramente con respecto a la campaña anterior aumentando en un dos por ciento y, en cuanto a precios, durante la pasada campaña las cotizaciones de los productos de cobertura de la Interprofesional cayeron una media de un 15 por ciento.

Por productos, destaca como uno de los peores comportamientos el calabacín que ha perdido un 41 por ciento de los ingresos en comparación con la campaña anterior, así como el melón y el tomate, con una caída en sus ingresos del 20 por ciento y 17 por ciento respectivamente. En el caso de la berenjena, los ingresos cayeron un 14 por ciento, de forma que los únicos productos que muestran resultados positivos son la sandía con un 30 por ciento más de ingresos, el pimiento con una variación positiva del siete por ciento, y la judía con unos ingresos que alcanzan el 20 por ciento.

'E.COLI'

Debido a la crisis de la 'E.coli', en junio hubo una "caída generalizada" de los ingresos en todos los productos a excepción de la judía. En caso del pepino la campaña anticipó su cierre para finales de mayo y antes de esa fecha la caída de los ingresos rondaba el dos por ciento.

El margen variable del agricultor, es decir, sus ingresos menos sus costes han caído en las últimas campañas en torno a un 26 por ciento. En el caso del margen total (beneficios) del agricultor ha bajado un 36 por ciento y no lo ha hecho en mayor medida porque ha podido repartir sus costes entre un mayor número de kilos por hectárea.

Así, como consecuencia de la "profunda crisis estructural y financiera" que atraviesa el sector hortofrutícola, otros sectores que están directamente relacionados con la agricultura y que dependen en buena medida de ella ven "comprometido" su futuro. En el caso de la industria auxiliar, según los datos facilitados por Tecnova, la evolución de este sector se ve reflejado la caída del número de empresas.

Almería contaba en 2002 con 272 empresas y en 2009 el número cayó hasta las 182 empresas. Las actividades que han mostrado una mayor pérdida del número de empresas son la construcción de invernaderos, el sistemas de control climático, el riego y sistemas de fertirrigación, los semilleros, la maquinaria agrícola y de manipulación o plásticos, entre otros. El volumen de negocio de las empresas de industria auxiliar ha ido decreciendo pasando de los 1.373 millones de euros en 2007 a los 930 millones de euros en 2009.

Se puede observar que las actividades de la industria auxiliar que han perdido mayor volumen de negocio son las que están relacionadas con la introducción de mejoras y modernización de los invernaderos. "La razón fundamental es el cambio de orientación al que se ve obligado el productor que decide invertir en otros elementos ajenos a las infraestructuras de invernadero y por tanto, no incentiva la modernización de los mismos, ni la introducción de nuevas tecnologías".

Así, considera que existen "pruebas evidentes" de que hay una "tendencia negativa" en la industria auxiliar motivada por la pérdida del margen de beneficio con el que cuenta el productor a la hora de plantearse introducir mejoras en sus invernaderos.

"FUTURO INCIERTO"

Como conclusiones, y ante esta perspectiva, Hortyfruta considera que la viabilidad del sector hortofrutícola bajo abrigo tiene un "futuro incierto" y que productores, comercializadoras (cooperativas, alhóndigas y almacenes), manipuladoras, trabajadores del campo o industria auxiliar se están encontrado en una "situación crítica" por lo que "muchos de ellos han ido desapareciendo en las últimas campañas".

Con esto, afirma que el sector precisa un modelo de producción y comercialización "rentable, sólido y moderno". Además, la oferta tiene que estar "acorde con la dimensión de la demanda" dado que "no es lógico que las comercializadoras operen de forma disgregada para atender a un distribución que está unida y que tiene un posición privilegiada y de poder frente a la oferta".

Hortyfruta encuentra "muy limitado" su potencial de desarrollo de soluciones para reactivar el sector, ya que las Administraciones tanto autonómica como nacional "no apoyan de forma contundente a la Interprofesional" y "tampoco apoyan con los medios necesarios y de forma urgente a la horticultura andaluza". Así, dice que en distintas reuniones con las Administraciones autonómicas, nacionales e incluso en foros europeos, la Organización ha propuesto medidas que permitan al sector seguir siendo rentable y que eviten que los agricultores tengan que vender sus productos a precios por debajo de los costes de producción.

Por ello, ha solicitado un cambio en el modelo actual para que se establezcan contratos tipo para las frutas y hortalizas y se actúe contra las "prácticas abusivas" de la distribución agroalimentaria. La Interprofesional defiende un modelo similar al francés, que cuenta desde el 24 de mayo de este año de un decreto que regula los acuerdos de moderación de márgenes de la distribución en el sector de frutas y hortalizas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies