El acusado de asesinar de diez puñaladas a un indigente en Roquetas de Mar alega defensa propia

Actualizado 17/10/2011 16:24:06 CET

ALMERÍA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

El acusado de apuñalar mortalmente a un indigente que solía pernoctar en un paraje rural de Roquetas de Mar (Almería) ha asegurado este lunes ante el jurado popular que se trató de un "accidente" y que actuó en defensa propia, ya que, según ha relatado, la víctima le atacó con un cuchillo cuando ambos estaban ebrios.

Durante la primera sesión de la vista oral que se celebrará hasta este viernes ante la Sección Primera de la Audiencia Provincial, F.B.S., quien enfrenta un pena de 17 años de cárcel como presunto autor de un delito de asesinato, ha afirmado que A.D. "se clavó" la navaja durante el forcejeo entre ambos y en el que él esgrimía una piedra.

La defensa del procesado alega que su patrocinado tenía sus facultades tanto volitivas como intelectuales alteradas debido al estado de embriaguez que sufría y a un síndrome de abstinencia derivado de una toxicomanía severa. Considera, asimismo, que en su actuación concurrió la atenuante muy cualificada de legítima defensa, por lo que interesa la pena de un año de cárcel por un delito de homicidio imprudente.

La Fiscalía sostiene, sin embargo, que F.B.S. protagonizó una "brutal" agresión y que se aprovechó de la situación de "total indefensión" en la que se encontraba la víctima para asestarle hasta diez puñaladas. Él ha detallado ante los integrantes del jurado popular encargado de enjuiciar su caso que ambos se enzarzaron en una discusión, que empezaron a golpearse y que A.D. se abalanzó sobre él con un cuchillo que se clavó mientras se defendía con una piedra.

En el juicio, que se prolongará a lo largo de cinco sesiones hasta el viernes, F.B.S. se enfrenta a una acusación de asesinato ya que, según remarca el Ministerio Público, "ideó acabar con la vida" de la víctima., de 44 años, siendo "consciente" de que este no podía defenderse.

El crimen se produjo a las 23,30 horas del 15 de abril de 2010 en el conocido como Camino del Cañuelo, que une la barriada de las '200 viviendas' con el cementerio roquetero. La víctima, de origen subsahariano, llevaba varias horas consumiendo alcohol junto a las escaleras del transformador eléctrico donde solía colocar un colchón para pasar la noche.

Junto a él, quien el en momento de su muerte tenía una tasa por litro sangre de 1,94 gramos de alcohol, se encontraba el acusado, de nacionalidad española y con numerosos antecedentes penales por robo y por delitos contra la salud pública, por lo que --resalta el fiscal-- era "plenamente consciente de la importante" cantidad de alcohol que había consumido.

Según consta en el escrito de acusación de la Fiscalía, F.B.S. "ideó" la muerte de A.D. "aprovechando la situación de total indefensión en la que se encontraba" y que portaba un cuchillo de 23 centímetros de hoja. A continuación, "la emprendió" a golpes y puñaladas con la víctima "quien nada pudo hacer por defenderse debido a su estado de embriaguez y a la brutalidad con la que actuó" el procesado.

El fallecido, de quien el Ministerio Público señala que se desconoce su verdadera identidad y nacionalidad ya que estaba en España en situación irregular y carecía de documentación, recibió un total de diez cuchilladas, de las que una penetró en la región dorsal derecha y le perforó el pulmón, lo que derivó en una "intensa hemorragia y en su muerte inmediata".

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies