Tres meses de cárcel y multas por la muerte de cinco operarios en Holcim

Actualizado 28/01/2015 13:42:43 CET

ALMERÍA, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

La vista oral por la muerte en 2007 de cinco operarios en la fábrica de la multinacional Holcim en Carboneras (Almería) al desplomarse una tolva de carbón ha quedado resuelto mediante un acuerdo de conformidad y sólo uno de cuatro enjuciados, en concreto, el jefe de mantenimiento de la cementera ha sido condenado a pena de prisión.

L.C.C.B. ha aceptado tres meses de cárcel como autor de un delito contra los derechos de los trabajadores de los artículos 317 y 318 del Código Penal y cuatro meses de multa a razón de ocho euros al día después de que Fiscalía y acusación particular modificasen sus escritos de acusacion.

Junto a el jefe de mantenimiento también han sido condenados, en este caso a cinco faltas por homicidio imprudente y tres faltas por lesiones imprudentes, todas en grado leve, el exdirector de la planta carbonera, J.J.N.N. y los dos encargados en materia de prevención de riesgos laborales, A.H.S. y E.C.C.

Los cuatro han aceptado una pena conjunta, en concurso medial, de 50 días a razón de ocho euros al día, según han indicado a Europa Press fuentes judiciales, que han precisado que se ha moderado la imprudencia de grave a leve.

Tras dos jornadas, ya que el juicio debería haber comenzado el martes en el Juzgado de lo Penal 2 de Almería del que es titular el magistrado David Prieto, también se ha alcanzado una conformidad con respecto a la responsabilidad civil con respecto a dos de los fallecidos, ya que el resto de los afectados alcanzaron un acuerdo extrajudicial con la aseguradora AIG y Holcim.

En concreto, la familia de J.M.B.A., quien tenía 33 años cuando falleció, recibirá 240.423,55 euros mientras que la familia de F.P.L., de 52 años y quien murió tras permanecer ingresado un mes en el complejo hospitalario de Torrecárdenas, será indemnizada con 201.461,98 euros.

La Fiscalía Provincial solicitaba inicialmente cuatro años de prisión para el exdirector de la planta, los dos encargados de prevención de riesgos laborales y el jefe de mantenimiento al considerarlos responsables de las "anomalías" que provocaron el desplome de la tolva de carbón que causó el accidente mortal en julio de 2007.

El accidente, en el que resultaron heridos de gravedad otros tres operarios, se produjo debido al proceso de corrosión que durante 25 años de funcionamiento había estado sufriendo la citada estructura y el Ministerio Público estimó provisionalmente que "en ningún momento" se llevaron a cabo inspecciones en el interior de la tolva pese a que una inspección "ocular" hubiese permitido observar su desgaste.

Añadía en su escrito provisional que, pese a que se trataba de un riesgo "previsible", ninguno de los planes de Evaluación de Riesgos que realizó la empresa durante ese periodo "predijo" que se podía producir el derrumbe del depósito de carbón.

El desplome de la tolva se registró a las 15,00 horas del 5 de julio del año 2007 cuando los cinco operarios fallecidos y los tres que resultaron heridos se disponían a reparar el depósito cuyo funcionamiento no era correcto por un rozamiento de la cinta de transporte de carbón. La unión por soldadura entre las dos partes, una cónica y otra de forma cilíndrica, se quebró por corrosión, lo que provocó el desprendimiento.

Según la Fiscalía, a desencadenar el accidente "coadyudaron" las tensiones derivadas del proceso productivo , y, en concreto, las vibraciones transmitidas por un molino de carbón bruto "contiguo" al depósito. El derrumbe causó el fallecimiento de J.M.B.A., de 33 años, F.P.L., de 52 años, F.C.B., de 32 años, F.Z.F., de 49 años y C.B.C., de 33 años.