El ADN de los huesos de El Ejido serán cotejados con perfiles genéficos de desaparecidos

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

El ADN de los huesos de El Ejido serán cotejados con perfiles genéficos de desaparecidos

Publicado 07/10/2016 14:50:00CET

La ropa encontrada junto a los huesos sería distinta y de mayor tamaño a la que portaba Lourdes García en el momento de su desaparición

ALMERÍA, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha remitido este viernes a Madrid parte de los restos óseos encontrados el pasado martes en una acequia junto a un invernadero en el barrio de Pampanico, en El Ejido (Almería), a fin de poder someterlos a pruebas de ADN y cotejar los resultados con el perfil genético de varios desaparecidos en Almería en los últimos años.

Fuentes policiales han indicado a Europa Press que la mayor parte de los restos se mantienen en el Instituto de Medicina Legal (IML), donde han sido sometidos a pruebas forenses que, en principio, han permitido determinar que los huesos pertenecen a una persona "joven", según revela el estado en el que se encuentran las costuras intracraneales.

Asmismo, los indicios arrojados tras el estudio de la pelvis apuntan a que los huesos pertenecen a una mujer, si bien las piezas se encuentran "erosionadas" debido a su exposición "entre seis y diez años" a aguas de riego que además portan compuestos fertilizantes que podrían haber afectado a la composición y perfil de los restos.

Con esto, las mismas fuentes han precisado que una limpieza más exhaustiva de los huesos permitirá esclarecer si la víctima murió por causas violentas o no, ya que hasta el momento, no se han dado con indicios que muestren señales de golpes o heridas de armas de fuego. También están pendientes de desarrollarse pruebas oseométricas que revelen la edad de la víctima y el momento en el que falleció.

En cuanto a los ropajes aparecidos junto a la víctima, los investigadores han confirmado que se trata de ropa de mujer "acorde" con la talla del esqueleto pero que, en principio, sería de un tamaño "mayor" al que solía usar Lourdes García Carreño, la mujer desaparecida en 2009 después de que finalizara su turno en la gasolinera de Roquetas de Mar (Almería) en la que trabajaba.

En este sentido, los investigadores han descartado que la ropa coincida con el uniforme de trabajo de la gasolinera de la joven, que contaba con 34 años en el momento de la desaparición, aunque han matizado que esta prueba no es concluyente para descartar la identidad de la víctima, ya que la ropa pudo ser sobrepuesta.

Con esto, se espera que las investigaciones adicionales sobre el ADN permitan obtener un perfil genético que ayuden a determinar la identidad de la persona a que pertenecían los huesos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies