Coves dice que la Consejería sólo ha tenido conocimiento del cambio de titularidad tras iniciarse el deslinde

Actualizado 11/05/2006 16:45:20 CET

Destaca que con la compra de la segunda finca se evita la construcción de 250 viviendas en la zona

ALMERIA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, ante las críticas que ha suscitado el hecho de que siete años después la Consejería ejerza el derecho de retracto sobre la finca donde se asienta el hotel de El Algarrobico, en Carboneras (Almería), aseguró que la administración ambiental ha tenido conocimiento de que se produjo un cambio de titularidad en los terrenos por primera vez a partir del inicio del deslinde del dominio público marítimo-terrestre por parte Ministerio de Medio Ambiente en esa zona.

En rueda de prensa, Coves dijo que a partir de que el Ministerio comenzó ese expediente es cuando, "en el proceso de alegaciones, llega a manos de la Consejería información que delataba que se había producido un cambio de titularidad en el suelo y no había sido informada la Consejería de Medio Ambiente", administración a la que hay que comunicar las compraventas que se producen en espacios protegidos.

Precisó que se sabía "quién era el titular pero no desde cuándo" lo era, de ahí que "hasta ese momento todos los documentos de los que disponíamos avalaban la legalidad del proyecto". Repitió que "no es hasta que hemos tenido conocimiento de ese cambio de titular cuando hemos detectado una ilegalidad". A su juicio, tal circunstancia se ha producido "porque probablemente no se quería informar a la Consejería de Medio Ambiente de ese cambio de titular". "Si lo hubiésemos sabido antes, hubiésemos actuado igual que ahora", apostilló.

Dio a conocer que en 1999 Río Alías S.L. y Parque Algarrobico venden a Azata las dos fincas sobre las que la Junta va a ejercer ahora el derecho de retracto "y no se informa a la Consejería de Medio Ambiente" y reiteró que "es en ese proceso de alegaciones" al deslinde de Costas cuando la Consejería conoce "que se había producido una trasmisión patrimonial", ya que es en ese momento "cuando se empieza a indagar en visitas a notarías de Madrid".

En el Registro de la Propiedad de Vera (Almería) se confirma que se ha producido una transmisión y que "no fue notificada a la Consejería", por lo que apuntó al "proceso irregular" que se ha producido por el cual la Consejería "decide ejercer el derecho de retracto" sobre las dos fincas que cuentan con un valor en escritura de 2,3 millones de euros, concretamente, 1,41 millones por la finca donde se ubica el hotel y 0,9 por la colindante.

La consejera respondió a la pregunta de por qué no se observó tal irregularidad con anterioridad a la construcción del hotel que si "pueden hacerse idea de las compraventas que se hacen al día" en los parques naturales de Andalucía, además de que "es obligación del comprador o del vendedor informar a la Consejería de Medio Ambiente de un cambio de titularidad de un patrimonio en un espacio protegido".

Consideró que si los promotores del cambio "no lo han hecho" es porque "han intentando engañar a la administración, por tanto es su responsabilidad, no de la Consejería". Así, pidió que no se repercuta "la responsabilidad a la administración sobre una ilegalidad que otros han cometido".

En cualquier caso, para la consejera, el hotel construido por Azata del Sol "tiene sus días contados" al tratarse de un proyecto "insostenible para un espacio protegido" como el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

En este sentido, añadió que, "si el proceso expropiatorio iniciado suponía una tara importante para el hotel --los 100 metros exigidos por Costas--, lo que acabamos de hacer es la muerte definitiva de esta construcción que no compartíamos ni nos gustaba por estar situada dentro del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar".

LA JUNTA EVITA 250 NUEVAS VIVIENDAS

Por otro lado, quiso hacer hincapié en que la importancia de la compra de la finca contigua a la del hotel ya que contaba con un plan parcial aprobado y sobre ella estaba previsto urbanizar y construir 250 viviendas. "La Junta ha comprado el suelo y, por tanto, vamos a impedir que se construyan esas 250 viviendas en una zona contigua", resaltó.

Fuensanta Coves aseveró que desde la Junta "queríamos la mayor", es decir, "la adquisición de la totalidad del suelo y la reposición al estado inicial de toda la cala del Algarrobico".

Asimismo, indicó que puede que todo este proceso acabe en un contencioso-administrativo, si bien ya no hay "ninguna duda" de que "finalmente el hotel ni va a ser inaugurado ni disfrutado por ningún particular".

La consejera confirmó que Azata ha presentado alegaciones, aunque comentó que este proceso podría también culminar con una resolución por la que "depositaremos la cantidad para que la empresa pueda acceder a los fondos, a lo que realmente vale el suelo de esas dos fincas".

Al respecto, también consideró que "es posible que no lleguemos al contencioso, sino que se deposite el dinero y el promotor se avenga a razones y lleguemos a un acuerdo".

INDEMNIZACIONES

Sobre las indemnizaciones que la Junta deberá pagar al constructor, la consejera dijo no entender por qué se da por hecho que supondrán 300 millones de euros, tal y como reclama la empresa. Según Coves, "la escritura dice que vale 2,4 millones de euros y todo lo que viene detrás se ha sustentado sobre un procedimiento ilegal".

Por tanto, "cuando finalmente culmine todo el proceso administrativo y la finca sea de la Junta, se procederá a su demolición y a restaurar el estado inicial como estaba".

No obstante, puntualizó que el coste de la demolición de la zona ocupada por el dominio público marítimo-terrestre corresponderá al Ministerio de Medio Ambiente y el resto "lo pagaremos nosotros", pero hizo constar que "con este acto la Junta adquiere un patrimonio público importantísimo para los andaluces".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies