Condenada en Almería tras denunciar falsas amenazas de dos policías al sufrir un accidente de tráfico

Control de Policía Local de Almería
AYUNTAMIENTO DE ALMERÍA
Publicado 04/02/2018 10:34:38CET

ALMERÍA, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 2 de Almería ha condenado a una mujer que denunció ante la Guardia Civil haber recibido amenazas por parte de dos agentes de Policía Local en Almería tras haber sufrido un accidente de tráfico con su vehículo en un centro comercial de la capital en la que supuestamente le habrían dicho que "no tenía vergüenza", que "la iban a llevar presa" o que "la próxima vez que la vieran por Almería se iban a enterar"; hechos que resultaron ser falsos y por el que movilizó la acción de la justicia.

El fallo, consultado por Europa Press y sobre el que cabe recurso de apelación, otorga fiabilidad a las declaraciones efectuadas por los dos agentes de Policía Local sobre lo ocurrido a finales de septiembre de 2015 tras el incidente en el que, según su versión, la acusada y su hermana, que la acompañaba, mostraron una actitud "agresiva, insultante y déspota" nada más producirse el accidente.

Según las declaraciones de los testigos, que fueron "creíbles, congruentes y coincidentes", las mujeres se mostraron "agresivas" con el agente que atendió el siniestro después de que este intentara hacerles ver que su responsabilidad en el accidente que habían causado tras saltarse una señal de ceda el paso, ya que fue la propia acusada quien llamó a la policía tras negarse a rellenar un parte amistoso con el otro de los implicados, quien en el momento de los hechos no estaba de servicio.

"No solo no se ha probado que ninguno de los agentes (...) amenazara ni insultara a la acusada (...) sino que, al contrario, de las citadas testificales lo que me ha quedado probado es que las expresiones insultantes y la agresividad provinieron de la propia acusada, y antes de su hermana que la acompañaba", recoge el juez Fermín Javier Villarrubia en sus fundamentos.

Con esto, destaca las "contradicciones" de la acusada en su declaración entre lo declarado en fase de instrucción y posteriormente en sala, y considera que "probablemente", según se desprendió de las preguntas efectuadas por la Fiscalía, "tuvo miedo de las consecuencias de su equivocada actuación, y a modo de defensa, decidió ella misma interponer una denuncia contra los agentes, aún a sabiendas de la falsedad de la misma".

Ante estas circunstancias, el juez resolvió condenar a la acusada a una multa por un delito leve de acusación falsa de cuatro meses a razón de seis euros diarios, hasta un total de 720 euros con la privación de un día de libertad por cada dos cuotas impagadas.