Condenado en Almería por acosar "casi a diario" a una mujer, a quien seguía por la calle

 

Condenado en Almería por acosar "casi a diario" a una mujer, a quien seguía por la calle

Actualizado 15/04/2017 11:11:17 CET

ALMERÍA, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal 2 de Almería ha condenado a un año de prisión y multas que suman 1.140 euros a un hombre de 36 años por acosar continuamente a una mujer, a la seguía "casi a diario" por la calle y lanzaba "improperios" como "se te ven las bragas", "te lo voy a hacer" o "se te ve el culo".

La actitud de G.M.F. hizo que la joven se "sintiera intimidada y vigilada" ya que, incluso la espera a las puertas de su lugar de trabajo, y que se plantease "cambiar de lugar de trabajo e irse de Almería" ya que este "no cesó en su empeño de perseguirla y perturbarla".

El acusado, en prisión provisional, reconoció los hechos en el acto de juicio y mostró conformidad con las penas interesadas por el fiscal, que modificó su escrito de calificación provisional.

La sentencia, consultada por Europa Press, recoge que G.M.F., comenzó a seguir "casi a diario" a la víctima en 2016, "acercándose con ánimo libidinoso" y haciendo que "cambiase continuamente de acera".

Concreta que en una noche de octubre, cuando ella paseaba por la Avenida Cabo de Gata, se le acercó y le dijo: "guapa, se te van a caer las bragas, espera que te lo voy a meter todo" mientras que al día siguiente, cuando ella salió de trabajar por la noche, la estaba esperando en la puerta, lo que hizo que se viese obligada a decirle a sus compañeras de trabajo que la acompañasen hasta su casa "ante el temor que sentía".

El comportamiento de G.M.F. provocó que la víctima cambiase su rutina diaria y que interpusiese una denuncia que dio lugar a un proceso penal que se saldó con una medida cautelar de alejamiento con prohibición de acercarse a menos de 500 metros.

Pese a ello, "no cesando en su empeño de perseguir y perturbar" a la mujer "en su día a día", en noviembre volvió a seguirla por la calle, a esperarla en su lugar de trabajo y a lanzarle "improperios" que la hicieron sentirse "vigilada e intimidada".

El fallo impone al acusado un año de cárcel como autor de un delito de acoso con prohibición de acercarse a la víctima a menos de 700 metros durante cinco años, una pena de multa de 18 meses a razón de dos euros al día por quebrantamiento de medida cautelar de alejamiento, y otra multa de un mes con cuota diaria de dos euros por un delito leve de amenazas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies