Condenados a diez años y medio de cárcel por menudear con cocaína y heroína en sus domicilios

Actualizado 02/04/2010 12:12:48 CET

ALMERÍA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la pena a un total de diez años y seis meses de prisión para dos hombres de 38 y 27 años que solían traficar con cocaína y heroína en dos inmuebles ubicados en el barrio de Pescadería de la capital almeriense al considerar que ambos se dedicaban a la venta 'al menudeo' y no estaban en poder de la droga para consumo propio ya que no quedó acreditado durante la vista oral su condición de toxicómanos.

La sentencia del Alto Tribunal, a la que tuvo acceso Europa Press, rechaza los recursos de casación interpuestos por la defensa de ambos acusados y ratifica la condena a cuatro años de cárcel para uno de ellos, conocido como 'El chorlas', y la pena de seis años y medio de prisión para el otro --alías 'El majara'-- al que aplica la circunstancia agravante de reincidencia. El fallo confirma, asimismo, el pago de multas de 4.000 y 6.000 euros, respectivamente.

Los dos individuos, cuñados entre si, eran detenidos en mayo de 2007 por la Policía Nacional en el interior de dos viviendas contiguas del barrio de Pescadería después de que se constatase en la investigación previa que se dedicaban "conjuntamente" al trapicheo de sustancias estupefacientes y psicotrópicas, y de que, además, varios de sus clientes les identificasen al ser parados por los agentes e interpelados sobre quién les había vendido la droga.

Durante la entrada y registro autorizada judicialmente, en el domicilio ocupado por ¡El majara' se intervinieron 13,69 gramos de cocaína con un pureza del 36,05 por ciento y 6,23 gramos de heroína con una pureza un punto por encima de la anterior, además de balanzas de precisión, un bote de bicarbonato sódico, armas blancas y 216 euros en efectivo.

En casa de su cuñado, los agentes hallaron 3,5 gramos de cocaína con un 11 por ciento de pureza, así como múltiples joyas dentro de una caja de seguridad, 105,40 euros en metálico, cámaras fotográficas digitales, móviles y unos prismáticos, así como una pistola de aire comprimido.

El tribunal estima probado que tanto el dinero como las joyas provenían de los beneficios obtenidos a través de la venta de estas sustancias y descarta que fuese para consumo propio a la vista de como estaba presentada al estar distribuida en alrededor de 418 papelinas "listas para su distribución". Subraya, en esta línea, que no hay "constancia objetiva" de que ambos fuesen consumidores de cocaína o heroína.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies