Exjefe de la Policía alude a un "complot" de su sucesor y dice que "jamás robó dinero público"

Publicado 22/01/2014 14:31:01CET

Admite que no había "control" sobre las facturas y memorias justificativas

ALMERÍA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El exjefe provincial de la Policía Autonómica en Almería Francisco Javier Rodríguez ha asegurado este miércoles en sala que su enjuiciamiento acusado de malversar más de 33.000 euros de caudales públicos y falsear las facturas y memorias con los que se justificaban gastos responde a un "complot que tiene nombres y apellidos" señalando a la persona que ostenta el cargo en la actualidad, Luis Francisco Llinares, y ha afirmado que "jamás ha robado dinero público".

En su declaración durante la vista oral con jurado popular por la que se enfrenta a las penas de seis años de prisión y de nueve de inhabilitación absoluta, Rodríguez Barea ha admitido, no obstante, que "no había un control" sobre las facturas y las memorias justificativas que pasaba la Unidad Adscrita "con su firma" a la Delegación del Gobierno de la Junta andaluza y que se hacían tomando de base "unas plantillas" en las que se decía el número de personas qué habían asistido a la comida de trabajo pero no su identidad.

"Yo firmo lo que me dan y, debido al volumen de trabajo mortal, no me pongo a ver lo que viene", ha respondido al ser interpelado sobre si firmaba "en barbecho" para añadir, a continuación, que no veía "trascendencia en absoluto" en la revisión de facturas y memorias justificativas ya que no eran "documentos oficiales". "No se quién podía controlar si una comida o una obra se había hecho, es triste pero es así", ha reiterado tanto a preguntas del Ministerio Público como de la letrada de la administración autonómica que ejerce la acusación particular si bien ha apelado "a la buena fe y a la confianza".

Rodríguez Barea, quien se someterá al interrogatorio de las defensa este jueves para dar paso al testimonio del otro mando encausado, el exjefe de negociado José Ignacio Rodríguez, no ha podido precisar si el contenido de las 31 facturas por comidas de trabajo, obras en la sede de la Unidad o reparaciones de vehículos se corresponde con la realidad "porque no era mi trabajo y mi firma no era una forma de control" al tiempo que ha reconocido que "nadie" de la Delegación del Gobierno de la Junta "ha ido a la propia Unidad ha comprobarlo".