Imputados director y empleada de un banco por retener a un cliente

Actualizado 22/01/2015 20:12:28 CET

El juez considera que pudieron incurrir en un delito de coacciones

   ALMERÍA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Un juez de Almería ha incoado procedimiento abreviado contra el director y una trabajadora de una sucursal bancaria de la capital, a quienes imputa la comisión de un presunto delito de coacciones por impedir, activando el mecanismo de antirrobo, que un cliente abandonase la sucursal con un documento relativo a la 'cláusula suelo' de su hipoteca.

   El auto del Juzgado de Instrucción 6, consultado por Europa Press, acuerda seguir la causa contra ambos al estimar indicios racionales de delito en su comportamiento, y da traslado a las acusaciones, pública y particular, para que formulen escrito de calificación y soliciten la apertura de juicio oral, o el sobreseimiento de actuaciones.

   Según recoge el juez Pedro García, la trabajadora, O.G.V., citó al cliente en la sucursal, en la calle Altamira de la ciudad, para que firmase un documento relativo a las condiciones del préstamo hipotecario que él tenía concertado con ese banco.

   Así, el 26 de noviembre de 2013, el denunciante se presentó en la oficina pasadas las 13,00 horas y le fue dado ese documento que, previamente, "había sido redactado por el personal de la entidad".

   Dicho documento contenía, tal y como se refleja en la resolución judicial adelantada este jueves por 'La Voz de Almería', una declaración "unilateral de voluntad" del cliente por la que, "en síntesis, se solicitaba la suspensión durante dos años de la aplicación de la 'cláusula suelo'.

   Así mismo, el escrito "expresaba su conformidad a las liquidaciones practicadas hasta la fecha del escrito y se comprometía a renunciar a las reclamaciones judiciales o extrajudiciales que tuviera planteadas y a no plantear nuevas en el futuro relacionadas con dicha cláusula".

   Tras esto, el denunciante, al ver el contenido, quiso llevárselo "diciendo que quería consultarlo con su abogada antes de firmarlo", a lo que la trabajadora le dijo presuntamente que este "no podía salir de la oficina".

   "Dado que el cliente quería llevarse el documento, O.G.V. avisó al director, J.D.R.C. a la voz de 'qué se lleva el documento' para que este cerrase la puerta y le impidiera salir". El auto detalla que J.D.R.C. "bloqueó" la puerta de la oficina "apretando el botón que activaba el mecanismo antirrobo", de manera que no podía salir.

   Al ver que no le permitían irse con el papel, el denunciante llamó a su abogada y a la Policía Nacional que, según remarca el juez instructor, "convencieron al director para que le diera copia del documento y le permitiera la salida con dicha copia".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies