El juez que anuló la licencia del Algarrobico ve "sospechosa" la "trama de infortunios contra" él tras el fallo

Actualizado 07/02/2012 18:21:52 CET

ALMERÍA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El magistrado Jesús Rivera, quien declaró en septiembre de 2008 la nulidad de la licencia municipal de obras del hotel de Azata del Sol en el paraje de El Algarrobico, en Carboneras (Almería), ha considerado "sospechosa" la coincidencia en el tiempo de lo que ha calificado de "trama de infortunios contra mí" con el citado fallo, en el que también ordenaba deducir testimonio contra Ayuntamiento de Carboneras y Junta de Andalucía ante indicios de presunta prevaricación y delitos contra la ordenación del territorio.

"No lo puedo afirmar a ciencia cierta pero el calvario judicial al que se me ha sometido coincide con esa sentencia", ha señalado, en declaraciones a Europa Press, Rivera, para el que resulta "evidente" que la resolución, emitida cuando estaba al frente del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 2 de Almería "creó malestar". "A partir de ahí, empezaron a sucederse decisiones con afán de perjudicarme", ha apuntillado.

El magistrado, quien actualmente ejerce en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), ha hecho referencia a su cambio de juzgado hacia uno de nueva creación de la misma jurisdicción una vez dictó el fallo sobre la licencia del hotel, que se encuentra recurrido ante el Alto Tribunal Andaluz. "Sentí que molestaba", ha indicado.

Al hilo de esto, ha apuntado que el Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 3 de Almería, del que fue designado titular, nació "muerto" y lo ha achacado a las decisiones que han adoptado el juez decano de Almería y el magistrado del Contencioso-administrativo número 1 a la hora de modificar de reparto de las causas judiciales entre los tres Juzgados de lo Contencioso-Administrativo, una decisión que se encuentra recurrida en amparo al Tribunal Constitucional (TC).

"Propusieron y aprobaron asignarme el reparto doble durante tres meses prorrogables como así se hizo por otros tres", ha asegurado Rivera, quien, con esta decisión, ha subrayado, pasó a tener una carga de trabajo de una media de 700 asuntos a una "descomunal" de más de un millar. "Resulta sospechoso que siempre intentarán perjudicarme", ha manifestado para, a continuación, recalcar que "hundieron al nuevo juzgado".

En esta línea, ha aludido, asimismo, a los "enfrentamientos" que ambos magistrados habrían protagonizado con colectivos conservacionistas. Ecologistas en Acción remitió en 2006 una carta al Ministerio de Justicia para protestar por el trato que la Administración de Justicia dispensa al colectivo en Almería que, según señaló, "persigue al que denuncia el delito y no al que lo comete".

La misiva se envió después de que el juez decano expulsase a dos letrados del colectivo en el juicio que se celebraba contra tres altos cargos de la Consejería de Medio Ambiente en Almería por un presunto delito ecológico en el parque natural Cabo de Gata-Níjar.

Por otra parte, Rivera ha hecho referencia a que una letrada de Ecologistas en Acción de Almería fue condenada al pago de una multa a razón de seis euros diarios durante seis meses y de una indemnización de 18.000 euros al magistrado titular del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 1. por un delito de calumnias en un escrito de recurso interpuesto contra una sentencia favorable al Ayuntamiento de Níjar.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies