Junta exige al Gobierno garantías de que no cortará el agua a 24.000 hectáreas de regadío del Bajo Almanzora (Almería)

 

Junta exige al Gobierno garantías de que no cortará el agua a 24.000 hectáreas de regadío del Bajo Almanzora (Almería)

Contador
Reunión del consejero para exigir garantías del agua a 24.000 hectáreas
EUROPA PRESS/ JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 25/06/2017 12:06:46CET

ALMERÍA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha reclamado al Gobierno central que ofrezca garantías de que no cerrará el trasvase Negratín-Almanzora a partir de agosto, como temen los agricultores de la comarca del Bajo Almanzora.

Según ha informado la Junta de Andalucía en una nota de prensa, este corte del suministro supondría un "enorme perjuicio" para las más de 24.000 hectáreas de cultivos y 10.000 regantes --cítricos, hortícolas al aire libre y algunos invernaderos-- de esta zona de la provincia de Almería, que dependen en un 70 por ciento de las aguas de este trasvase.

Sánchez Haro se ha reunido este domingo en Huércal-Overa (Almería) con la Junta Central de Usuarios de la Comunidad de Regantes Aguas del Almanzora, a la que ha transmitido que comparte su preocupación ante un posible cierre del trasvase que, de mantenerse la actual escasez de precipitaciones, podría producirse a finales de agosto.

El consejero, asimismo, ha garantizado que desde la Junta "se van a tomar todas las medidas para exigir al Gobierno central que tenga en consideración la crítica situación en la que quedarían unos cultivos que generan 20.000 empleos directos e indirectos".

La Comisión de Desembalse de la cuenca del Guadalquivir autorizó el pasado mes de abril un trasvase para este año de 50 hectómetros cúbicos del Negratín al Almanzora. Este volumen de agua, no obstante, estaría ahora en entredicho porque la normativa establece que sólo se podrán transferir recursos cuando el volumen embalsado en la cuenca de la que proceden (en este caso, la del Guadalquivir) supere en un mínimo del 30 por ciento su capacidad de embalse, según apuntan desde la Junta.

Los agricultores temen que a este porcentaje mínimo exigido en la Cuenca del Guadalquivir podría llegarse en un par de meses, lo que cortaría la llegada de agua desde el Negratín.

Ante esta situación, el consejero de Agricultura ha reclamado al Gobierno central que "promueva un decreto-ley o la solución jurídica que se considere adecuada para garantizar el trasvase autorizado para este año", a pesar de las restricciones establecidas y de que el sistema general de la cuenca esté por debajo del 30 por ciento de su capacidad, dados los catastróficos perjuicios que sufrirían los regantes.

Además, el embalse del Negratín tiene en estos momentos agua (está al 47 por ciento de su capacidad) y el volumen extraído por el trasvase (50 hectómetros cúbicos) "no tiene un impacto significativo sobre todo el sistema de regulación general del Guadalquivir".

Para Sánchez Haro, esta reclamación es "especialmente justa porque el abandono al que el Gobierno central tiene sometido a la provincia de Almería ha propiciado que no haya recursos alternativos" para los afectados por esta situación.

En este sentido, ha lamentado que "es injustificable" que la desaladora de Cuevas del Almanzora lleve casi cinco años inutilizada por la riada que sufrió en septiembre de 2012, además ha reiterado que "el Gobierno de Rajoy lleva cuatro años incumpliendo los Presupuestos Generales del Estado, porque presupuesta la reparación pero luego no la ejecuta y hasta la fecha no ha invertido ni un solo euro", ha afirmado.

Teniendo en cuenta que la capacidad de esta desaladora era del orden de 15 hectómetros cúbicos anuales, durante estos años se han perdido unos recursos equivalentes a 75 hectómetros cúbicos.

Rodrigo Sánchez ha criticado que esto es sólo "un ejemplo más de la falta de implicación del Gobierno central para aliviar el déficit de agua en la provincia de Almería". Así, le ha vuelto a reclamar que ejecute proyectos pendientes como la ampliación de la desaladora de Carboneras y las desalobradoras de Balsa del Sapo y Adra, además de la ampliación de las depuradoras de El Ejido, Roquetas y Adra, lo que permitiría utilizar para regadío las aguas tratadas.

Asimismo, ha reivindicado que "se rebaje el precio del agua desalada producida por las desaladoras de la provincia de Almería", al igual que se hace con las de Alicante y Murcia, sentido en el que ha subrayado la necesidad de contar con una ley nacional de agua desalada.

El consejero de Agricultura ha contrapuesto la "inacción del Ejecutivo central" con el "compromiso" de la Junta de Andalucía, recordando la celeridad de la Administración andaluza para acometer las obras de emergencia con las que se repusieron las conducciones tras las inundaciones que, en septiembre de 2012, dejaron muy afectadas a las comarcas del Levante y Almanzora.

Sánchez Haro ha recordado también que en los últimos años la Junta ha destinado más de 40 millones de euros a la mejora de las infraestructuras agrarias de la provincia de Almería, invirtiendo en caminos y regadíos, un compromiso que, según la Administración andaluza, se mantiene firme como demuestra que desde la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural se van a poner en marcha diversas líneas de ayuda para regadíos encaminadas tanto a construir nuevas instalaciones como a modernizar y mejorar la eficiencia energética de las existentes.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies