Juzgan este miércoles a un hombre aquejado de esquizofrenia acusado de intentar matar a su madre

 

Juzgan este miércoles a un hombre aquejado de esquizofrenia acusado de intentar matar a su madre

Actualizado 09/11/2011 6:49:39 CET

ALMERÍA, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Almería acoge este miércoles la vista oral contra un hombre aquejado de esquizofrenia al que se acusa de intentar matar a su madre, de 81 años, después de retenerla durante cinco horas amordazada en una silla en el interior del domicilio que ambos compartían en El Ejido (Almería).

El juicio, que tendrá lugar ante el tribunal de la Sección Tercera, el procesado se enfrenta a una petición fiscal de cuatro y cinco años de internamiento como presunto autor de un delito de detención ilegal y otro de homicidio en grado de tentativa, además de otros seis meses por supuestas amenazas. El Ministerio Público solicita, asimismo, que se mantenga alejado de la víctima a 300 metros durante más de diez años.

Según consta en el escrito de acusación, A.F.F. actuó con su capacidad volitiva alterada debido al trastorno esquizoafectivo e histriónico de la personalidad que padece aunque su capacidad intelectiva no se vio afectada y, por tanto, no fue anulada por completo.

Los hechos se remontan a septiembre de 2010. El procesado, con intención de atemorizar a su madre, comenzó a amenazarla con expresiones como "de esta noche no vas a salir y va a parecer un suicidio" para a continuación retenerla sentada en una silla, amordazarla con un pañuelo y meterle unas tijeras por los orificios nasales.

Con ese mismo instrumento y un hacha le cortó el pelo y la mantuvo privada de "libertad ambulatoria" desde las 21,00 horas hasta las 02,00 horas del día siguiente, momento en el que la dejó que se marchase al dormitorio en un estado de "lógico temor y desasosiego" no sin antes quitarle el teléfono móvil y las llaves de la casa.

Poco después, según relata el fiscal, regresó al dormitorio y allí intentó forzar a su madre a beber productos tóxicos con la intención de acabar con su vida. La víctima logró evitar que le diera aguarrás y la Policía Nacional irrumpió en la vivienda cuando se disponía a darle de beber de una botella de amoniaco.

Los agentes acudieron alertados por un vecino que oyó "alarmado" los gritos de auxilio que profería la anciana, quien no dejaba de implorar a su hijo que la dejara. Pese al trato recibido, la mujer no sufrió menoscabo ni físico ni psíquico, según asegura el Ministerio Público, que aprecia la eximente incompleta de alteración psíquica y la agravante de parentesco.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies