Tribunales.-Asensio dice que mató al ex escolta de su padre "por miedo a verse muerto a tiros" como su madre

Actualizado 24/02/2009 18:49:57 CET

ALMERÍA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Juan José Asensio García, el hijo del empresario almeriense Juan Asensio asesinado en 2004, aseguró hoy en el juicio en el que se enfrenta a hasta 15 años de prisión por la muerte del ex escolta de su padre Antonio B.C. --alias 'El Chino'-- que disparó embargado por el "miedo de verme morir como mi madre, muerta a tiros en plena calle" y el "lógico temor" que le infundió el que "tres meses antes hubiesen tiroteado a mi padre", la persona que más "daño me ha hecho en mi vida junto a su gente, que es la que entonces me estaba avasallando".

"Estoy vivo de milagro" repitió en más de una ocasión a preguntas de la fiscal y los letrados de la acusación particular durante la versión ofrecida ante el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial sobre el enfrentamiento mantenido con la víctima y un segundo acusado en el proceso, Roberto L.D., el 14 de junio de 2004 y que derivó en el fallecimiento de 'El Chino' debido a tres impactos de bala, descerrajados a una distancia aproximada de diez centímetros.

Juan José Asensio, quien en todo momento vinculó los hechos con el "bendito patrimonio" de su familia además de con una disputa judicial con Roberto L.D., testaferro de su padre, por la propiedad de la casa de su madre, relató que la riña se inició al ser increpado desde un todoterreno cuando caminaba por la Avenida Federico García Lorca de la capital. Tras acercarse para ver de quién se trataba, según explicó, el cruce de insultos se recrudeció. "Cuando me giré para dirigirme a una cuarta persona que intentó mediar, recibí un golpe de Roberto de arriba a abajo en la cabeza, que me dejó a oscuras", añadió.

Sostuvo, en esta línea, que en ese intervalo de tiempo no propinó "ni un sólo golpe" a los otros dos implicados, quienes le golpeaban "como si fuese un saco de boxeo" hasta dejarlo "noqueado" al tiempo que le sostenían por el cuello y los brazos. "Sólo podía ver el suelo y creía que me iba a morir", aseguró antes de reiterar que, en todo momento, apreció que 'El chino' abría y cerraba la riñonera donde guardaba el revolver "que todos sabíamos que llevaba al tener licencia de armas por ser ex policía".

Fue el grito de "¡Cógelo, cógelo'" dirigido, siempre según su versión, por Roberto L.D. a Antonio B.C., el que le hizo "reaccionar" y le dio "fuerzas para soltarme del festival de golpes" y "echar mano semiinconsciente" de la pistola que llevaba en la cintura, cuya posesión justificó en el "miedo" que le hace dormir desde el asesinato de su padre "con el arma bajo la almohada y entre las dos puertas que dan acceso a mi casa".

En este punto de la declaración, Juan José Asensio afirmó que supo de los disparos que dirigió contra la víctima una vez habló con su abogado y que no fue ni es a día de hoy consciente de haber oído la detonación ya que sólo "veía bultos porque, de la paliza, se me habían caído las lentillas y tengo 13 dioptrías de hipermetropía". "Me di cuenta de todo --ahondó-- cuando a unos pasos de donde pasó todo me vi rodeado de gente que miraba. Cogí el teléfono móvil y llame entonces al 091 aunque antes de que marcase llegó un policía de proximidad que me conocía y me preguntó, muy nervioso, que había pasado".

Pese a cuestionar que saliera en persecución de Roberto L.D. y subrayar se paró "en seco" porque no se hubiera "perdonado nunca" el que alguien hubiese salido "perjudicado" por aquello, afirmó que no tuvo posibilidad de escapar "o devolver los golpes con más o menos maestría". "Sentí que me iban a matar, sentí el miedo por dentro y me acordé de los enterrados. Si llego a saber que me los iba a encontrar, no salgo ese día de casa. Yo no llevo pistola para atacar a nadie. No soy un hombre violento", concluyó.

CONTRADICCIONES.

El testimonio ofrecido por el segundo acusado en el proceso cuya vista oral ha sufrido hasta dos tres aplazamientos cambió las tornas y achacó a Juan José Asensio el inicio de la pelea. Según relató, se acercó al todoterreno y comenzó a increpar al ex escolta de su padre con gritos de ¡Sácala, sácala! mientras se tocaba el arma que guardaba en la espalda. Al interpelarle sobre lo que estaba pasando, Roberto L.D. dijo haber recibido un golpe y que, después, "todo pasó muy rápido, en un minuto".

Al parecer, ambos llegaron a sujetar al principal acusado aunque --matizó-- "estaba concentrado en que no sacase la pistola y me matase". En un momento, Juan José Asensio se zafó de 'El Chino' y entonces "sacó el arma de frente a nosotros". En su declaración, detalló que el primer impacto dejó "sorprendida" a la víctima y que luego hubo un segundo, por lo que salió corriendo porque no sabía "si el tercero iba a ser para mí". Cuando a los minutos volvió al lugar del crimen "por si Antonio estaba vivo", afirmó que el procesado le amenazó con matarle "todavía con el arma en la mano" aunque, en ese momento, se personó un agente de la Policía de proximidad.

El escrito de calificación del fiscal, que pide un total de 12 años de cárcel, considera al procesado autor de un delito de homicidio según el artículo 138 del Código Penal, por el que pide también la imposición de multa de 120.00 euros en concepto de indemnización a la familia del fallecido. Antonio B.C., que entonces contaba 54 años, moría el 14 de junio de 2004 horas tras recibir tres impactos de bala por parte del acusado, que, según consta como probado para la Fiscalía, le disparó a menos de diez centímetros de distancia y con ánimo de acabar con su vida.

Juan José Asensio sufrió fractura de suelo orbitario izquierdo con herida de tres centímetros en el párpado inferior y la pérdida de dos dientes incisivos, lesiones para las que precisó asistencia y tratamiento médico durante 21 días y por las que el fiscal solicita de Roberto L.R. una indemnización de 4.000 euros al imputarle un delito de lesiones.

El hijo de empresario asesinado, cuyo caso se encuentra archivado al no constar autor conocido después de que el Tribunal Constitucional (TC) denegase el pasado noviembre el amparo solicitado por una de sus descendientes, se enfrenta también a una petición de 15 años de prisión por parte de la acusación particular ejercida por el hermano de la víctima, que cifra en 60.000 euros la indemnización sin tener en cuenta lo solicitado por la viuda.

La calificación del bufete de abogados 'Luis Romero & asociados' no considera probado que existiese una agresión previa sino una mera discusión durante la que Juan José Asensio habría efectuado los tres disparos contra Antonio B.C. para, después, perseguir por la calle y a punta de pistola a Roberto L.D., quien "gracias a que pudo esconderse y a la rápida intervención de un agente de la Policía Nacional --concluye-- pudo salvar su vida".

Por su parte, la defensa de éste último --también ejercida por el mismo despacho de abogados-- solicita la absolución del delito de lesiones que el fiscal le imputa al discrepar de su relato de hechos y avenirse al contenido del escrito presentado contra el principal procesado.

La vista oral continuará mañana con la segunda de las tres sesiones de juicio ante el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, donde está previsto se practique la prueba testifical.