Juzgan este jueves a dos porteros de una discoteca de Aguadulce acusados de agredir a tres personas

Publicado 03/06/2015 20:01:47CET

ALMERÍA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Almería acoge este jueves la vista oral contra dos porteros de una conocida discoteca ubicada en el puerto de Aguadulce, en Roquetas de Mar (Almería) acusados de agredir "violentamente" a dos hombres y a una mujer a quienes no les habían permitido previamente el acceso al local.

A ambos procesados se les imputan delitos de lesiones, así como un delito de amenazas y una falta de lesiones, por los que la acusación particular interesa en el juicio señalado ante el tribunal de la Sección Tercera penas individuales que suman, en uno de los casos, 15 años de cárcel y en el otro, nueve años de prisión.

La Fiscalía, no obstante, no ha formulado acusación contra M.I.C. y F.B, ya que, aunque reconoce que los dos denunciantes fueron "agredidos sorpresivamente" la madrugada de los hechos tras impedírsele la entrada al pub y a unos "50 metros de este", las personas que lo hicieron, "varias", no han podido ser identificadas.

Según el escrito de calificación provisional de la acusación particular ejercida por las tres víctimas, al que tuvo acceso Europa Press, la pareja y el cuñado de esta intentaron acceder a la discoteca a las 05,30 horas del 4 de marzo de 2012 pero no les dejaron entrar.

A continuación, supuestamente fueron seguidos "por al menos dos porteros del local" y, a unos 50 metros, habrían sido alcanzados "por estos y agredidos violentamente".

En concreto, relata que M.I.C. y F.B. se dirigieron supuestamente a ellos "de forma chulesca y amenazante" y, en un determinado momento, uno de ellos "golpeó" a una de las víctimas, "quien perdió dos piezas dentales".

La acusación particular detalla que el otro hombre, al mediar en el ataque que "estaba sufriendo su cuñado", habría sido agredido también por los acusados "con tal fuerza y violencia --remarca-- que fue pateado por ambos, llegando a perder el conocimiento".

La mujer, quien para el Ministerio Público no fue objeto de la agresión, denuncia que ambos porteros presuntamente también la atacaron a ella, "empujándola y tirándole de los brazos" y que, además, antes de que se personaran agentes de la Guardia Civil en el lugar, la habría amenazado uno de ellos al decirle: "que la iba a pillar cuando no hubiera gente, que la iba a seguir y los iba a matar porque las leyes las ponían ellos aquí".

Para esta parte, M.I.C. incurrió en un delito de lesiones, otro de amenazas y una falta de lesiones por los que interesa penas de seis años y tres años de prisión, así como seis días de localización mientras que a F.B. le imputa un segundo delito de lesiones por el que solicita, además, otros seis años de cárcel.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies