Piden 25 años de cárcel a jefe de red de narcotráfico que tiroteó a un guardia civil en un alijo

 

Piden 25 años de cárcel a jefe de red de narcotráfico que tiroteó a un guardia civil en un alijo

Actualizado 25/12/2009 16:10:44 CET

El juicio, que se celebrará en enero, sentará en el banquillo a once acusados más que enfrentan penas de 13,9 y cinco años de cárcel

ALMERÍA, 25 Dic. (EUROPA PRESS) -

El fiscal ha pedido un total de 25 años de prisión para Francisco David S.L., cabecilla de una red de narcotráfico de hachís que, en abril de 2003, efectuó hasta cuatro ráfagas de disparos con un fusil de asaltó contra un agente de la Guardia Civil que participaba en el operativo para abortar un alijo de 2,1 toneladas de droga en el litoral de Casasfuertes, en la capital almeriense.

El procesado, que pertenece al clan de 'Los Culebros' con un amplio historial delictivo se sentará en el banquillo los días 20, 21 y 23 de enero junto a dos de sus hermanos, Juan Antonio y Rafael, y nueve hombres más que enfrentan penas individuales de 13 años y nueve meses, y cinco años de cárcel por su pertenencia a un grupo organizado que se encargaba de la introducción de "grandes cantidades" de sustancia estupefaciente procedente de Marruecos donde tenían contacto con otras redes internacionales.

Según se recoge en el escrito de calificación provisional, al que tuvo acceso Europa Press, Francisco David S.L. era el encargado de preparar los alijos y la infraestructura necesaria para ocultar el hachís en un lugar seguro para su posterior distribución por el territorio nacional, para lo que contaba con el auxilio de personas a las que contrataba dependiendo del tipo de operación.

El 4 de abril de 2003, los tres hermanos junto a tres de los procesados, tenían prevista la recepción de un cargamento de droga en la zona litoral conocida como Casasfuertes, en el barrio capitalino de Retamar. Alertados por el Servicio Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE), dos agentes de la Guardia Civil se personaron en la playa junto cuando se producía el desembarco de 70 fardos de hachís con un peso de 2,1 toneladas y una pureza del 5,86 por ciento.

En ese momento, Francisco David S.L., quien portaba un fusil de asalto Cetme del calibre 7.62 milímetros, disparó hasta cuatro ráfagas de disparos contra uno de los efectivos pese a que éste, según resalta el fiscal, ya había dado la voz de alto y era "visible" debido a que estaba utilizando una linterna para iluminar la zona.

No fue, sin embargo, hasta octubre cuando la investigación fructificó después de que la Guardia Civil constatase que en la madrugada del día 16 se había producido un segundo alijo de droga concertado por el principal acusado con el cabecilla de la ramificación marroquí de la red y en el que habían participado otras seis personas de las que se sientan en el banquillo, a quienes se movilizó desde Ceuta y Marbella (Málaga).

Ese mismo día, se detuvo a todos los integrantes de la red al hallar los agentes un total de 28 fardos de hachís ocultos en el maletero de un turismo estacionado junto a un chambado de uralita en la calle donde residía el jefe de la organización. El Juzgado de Instrucción número 1 de Almería dicto auto de entrada y registro para cuatro inmuebles que los acusados utilizaban como armeros, polvorines y para almacenar la sustancia estupefaciente.

ARMAS DE GUERRA

En total, se intervinieron 68 tabletas de 250 gramos de hachís, cuatro pistolas, un fusil de asalto, una escopeta con mira telescópica, un silenciador, numerosas cajas de cartuchos de 9 milímetros parabellum, de calibre 7.62 y 22, un puño americano, un arma prohibida con agarre de púas y hoja de filo, seis transmisores y numerosa documentación, además de cinco vehículos de alta gama, décimos de lotería, embarcaciones neumáticas, una moto quad, otra acuática y joyas.

El fiscal interesa para Francisco David S.L. una pena de siete años de prisión por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa, a la que hay que sumar tres años y seis meses por atentado contra la autoridad, seis años y nueve meses por un delito continuado contra la salud pública, seis años por depósito de armas de guerra y munición, y un año y nueve meses por un delito continuado de receptación.

Rafael S.L., Juan Antonio S.L, Juan Antonio V.G., Jesús L.E. y Jesús S.C. enfrentan seis años de cárcel por un delito continuado contra la salud pública, seis años por depósito de armas de guerra y municipal y un año y nueve meses por delito continuado de receptación mientras que para Juan N.M., Sergio G.C. José V.M. José María L.Q., José Javier R.N. y Raimundo Oscar L.M. el Ministerio Público solicita cinco años de prisión por un delito contra la salud pública.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies