Alcalde de El Puerto no atribuye "ánimo de ofender" al edil que casó disfrazado, aunque lo vea una "falta de respeto"

 

Alcalde de El Puerto no atribuye "ánimo de ofender" al edil que casó disfrazado, aunque lo vea una "falta de respeto"

Publicado 06/03/2017 17:59:08CET

EL PUERTO DE SANTA MARÍA (CÁDIZ), 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de El Puerto de Santa María (Cádiz), David de la Encina (PSOE), ha considerado que el edil de Levantemos El Puerto Javier Botella "no ha tenido intención en causar daño ni ha sido su ánimo ofender" al casar a unos amigos disfrazado de cura estos carnavales, si bien ha apuntado que es "una falta de respeto a la solemnidad de un acto oficial del nivel de una boda".

En un comunicado, el alcalde portuense ha hecho alusión a la "polémica" suscitada, habiéndole trasladado el propio Javier Botella que "no ha sido su intención ofender a nadie, ni a las personas que profesan la fe cristiana ni a ningún otro colectivo ciudadano, y que él mismo se ocupará de dar las explicaciones a quien se las demande".

A nivel institucional, David de la Encina ha solicitado información al secretario municipal acerca del alcance de la conducta del concejal de Levantemos El Puerto, recibiendo la indicación de que "el Reglamento de Organización y Funcionamiento de la Corporación no prevé este tipo de actuación, más allá del principio general que todos los concejales deben cumplir sus responsabilidades con dignidad, decoro y respeto a todas las instituciones y a la ciudadanía a la que se deben los miembros de la Corporación".

En este sentido, y "sin que hasta el momento haya existido un precedente similar", ha indicado que "no cabe aplicar ningún tipo de medida ejecutiva en el seno del citado Reglamento, que es el marco dentro del que puede actuar el alcalde presidente de la Corporación".

A nivel "personal", David de la Encina ha considerado que "en todas las relaciones sociales es fundamental el respeto entre las personas y hacia las instituciones" y, en este caso en cuestión, encuentra que "la actuación del concejal oficiando un matrimonio disfrazado es una falta de respeto a la solemnidad de un acto oficial del nivel de una boda, además de que siendo el disfraz de sacerdote muchas personas han podido verse ofendidas en cuanto a su fe y a los símbolos de la religión cristiana".

"En todo caso, estoy convencido de que Javier Botella no ha tenido intención en causar daño ni ha sido su ánimo ofender", ha recalcado el alcalde socialista, que ha lamentado esta "polémica" que "no aporta nada positivo" a una ciudad como El Puerto.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies