La Junta investiga la autoría de los disparos contra un águila imperial encontrado en Espera

Actualizado 02/11/2007 12:39:21 CET

CÁDIZ, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

Técnicos de la Consejería de Medio Ambiente recuperan en el Centro de Recuperación de Especies Amenazadas de Sevilla (CREA) un ejemplar inmaduro de águila imperial ibérica que fue alcanzada por disparos de escopeta de cartuchos en término municipal de Espera (Cádiz), por lo que están investigando la autoría de los hechos.

En un comunicado, la Junta señaló que las radiografías desvelaron que el águila fue alcanzada por al menos un disparo que le provocó lesiones de distinta gravedad, como una fractura incompleta del cúbito del ala izquierda y varias heridas en cuello, cloaca y patas causados por cinco plomos de gran tamaño que estaban alojados en el cuerpo del ave en el momento de su exploración.

La rapaz fue recogida en las proximidades del paraje El Chupón y Los Barros por un vecino de la localidad de Espera que la entregó en la Jefatura de la Policía Local hasta la intervención del Seprona de la Guardia Civil.

Posteriormente, técnicos Medio Ambiente asistieron y evacuaron al ave hasta el CREA Dunas de San Antón, donde se le practicaron diversas pruebas para determinar la gravedad de las lesiones y el origen de las mismas. Tras determinar su estado de riesgo fue trasladada hasta el Centro de Cría en Cautividad del Águila Imperial Ibérica de San Jerónimo donde actualmente se recupera. A pesar de que su pronóstico es reservado el equipo veterinario que se encuentra a cargo de sus cuidados ha podido constatar síntomas de mejora.

Por su parte, agentes de Medio Ambiente de la provincia de Cádiz continúan investigando el lugar exacto en el que se registró el disparo para poder esclarecer la identidad del autor material de los hechos que están tipificados no sólo como una infracción administrativa muy grave (sancionable con una multa de entre 60.101 y 300.5065 euros), sino también como delito de atentado contra la fauna amenazada recogido en el Código Penal con penas de prisión de dos a cuatro años.

Según indicaron, el disparo se produjo en la que está considerada la mejor zona para la dispersión de jóvenes de esta ave rapaz en peligro de extinción. Además, muy próxima al área donde fue abatida, la Consejería de Medio Ambiente en colaboración con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) desarrolla el Programa de Reintroducción de la especie en la provincia de Cádiz donde cada año se libera ejemplares radiomarcados mediante la técnica de hacking.

El águila imperial ibérica es la única ave rapaz que sólo vive en la península Ibérica y su población actual, unas 220 parejas, la convierte en una de las cuatro aves de presa más escasas del planeta, y en el tipo de águila más amenazado del continente europeo. La población andaluza, estimada en torno a las 52 parejas, supone aproximadamente la cuarta parte de los efectivos mundiales.