Detenida una persona en Arcos (Cádiz) acusada de obtener financiaciones fraudulentas simulando la compra de vehículos

Agente del GIAT de la Guardia Civil
GUARDIA CIVIL
Publicado 24/05/2018 14:27:00CET

CÁDIZ, 24 May. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (GIAT Central) han detenido a un responsable de un concesionario de Arcos de la Frontera (Cádiz) acusado de falsificar documentación para simular compras de vehículos y conseguir financiaciones fraudulentas que alcanzaron un valor aproximado de 300.000 euros.

Según informa el Instituto Armado en un comunicado, las investigaciones se iniciaron tras la denuncia de un perjudicado al que le habían cargado una cuota en su cuenta bancaria por la compra de un vehículo el cual ya había pagado.

En el marco de las investigaciones, las propias financieras implicadas denunciaron a la GIAT Central la comisión de un presunto delito continuado de estafa y falsedad documental en la compra de 22 vehículos tanto nuevos como semi-nuevos.

Los agentes pudieron comprobar, después de un primer análisis, que los documentos aportados eran falsificados mediante conocimientos informáticos. Por ello, la GIAT Central procedió a la apertura de la denominada 'Operación Dentada II', contando con la colaboración del GIAT del Subsector de Cádiz, en la que se desarticuló una trama dedicada a falsificar documentación personal de clientes que adquirían vehículos en un concesionario y con posterioridad la utilizaban sin su consentimiento, para financiar otros vehículos.

Los clientes acudían a realizar la compra de un vehículo en un conocido concesionario de la zona de Arcos y, cuando entregaban la documentación personal para abonar un vehículo nuevo o uno ya matriculado, el administrador copiaba la documentación.

Posteriormente, el detenido la utilizaba para realizar la financiación de otro vehículo diferente y para evitar que le llegarán las cuotas a los perjudicados, utilizaba su propia cuenta bancaria. Creaba, así, la figura de una estructura piramidal obtenido financiaciones ilegales por un lado para pagar las referidas cuotas.

Los perjudicados, al desconocer el uso fraudulento de sus datos y tener un crédito a su nombre por la compra de un vehículo, no obtenían la autorización de las financieras para solicitar otros créditos con el consiguiente perjuicio para ellos.

El inicio de las investigaciones tuvo lugar en Madrid y agentes del GIAT Central se trasladaron a localidades afectadas de la provincia de Cádiz, donde junto a componentes del GIAT del subsector de Cádiz, efectuaron la detención en la localidad de Arcos así como actuaciones en Jerez de la Frontera.