Cinco detenidos por el asalto violento a una casa en Jerez con una familia dentro

Coche Policía Nacional
EUROPA PRESS/ARCHIVO
Actualizado 15/05/2018 12:46:05 CET

JEREZ DE LA FRONTERA (CÁDIZ), 15 May. (EUROPA PRESS) -

Un agente de la Policía Nacional y otro de la Guardia Civil, ambos fuera de servicio y ayudados por varios vecinos del bloque, han logrado impedir el asalto a una vivienda de Jerez de la Frontera (Cádiz) donde instantes antes habían accedido con gran violencia armados con navajas, cuchillos y un arma de fuego simulada.

Cuando se produjeron estos hechos los moradores de la casa se encontraban en su interior, un matrimonio con dos hijas que estaban siendo agredidos. Finalmente, han sido detenidas cinco personas, de los que cuatro han ingresado en prisión.

Según ha explicado la Policía Nacional en una nota, los hechos se produjeron sobre las 8,00 horas del día 8, cuando un agente de la Policía Nacional destinado en la Comisaría de Jerez que se dirigía a su puesto de trabajo observó a un grupo de cuatro varones que entraban en el portal de un edificio de viviendas cercano y que le levantaron desconfianza sobre sus intenciones.

Así, el agente se situó en el portal del inmueble mientras contactaba con la Comisaría de Jerez y la sala del 091 relatando sus sospechas y solicitando que enviaran al lugar agentes uniformados.

Unos segundos después, según ha indicado la Policía, el agente comenzó a oír gritos de auxilio que parecían provenir de varias niñas desde el interior de uno de los pisos de la tercera planta.

Además, en ese mismo instante caminaba por la zona un agente de la Guardia Civil destinado en el puesto principal de la Palma del Condado (Huelva) que también pudo escuchar los gritos de auxilio de las jóvenes, por lo que ambos agentes se adentraron en el edificio de viviendas subiendo por las escaleras comunitarias, donde se les unieron varios vecinos del bloque que se ofrecieron a ayudar a ambos agentes.

Ante los indicios de que la vida de la familia corría un inminente peligro, ambos agentes decidieron entrar en el domicilio, momento en el que salió corriendo una niña gritando y pidiendo auxilio y repitiendo que iban a matar a su familia. Así, ambos agentes decidieron entrar en la casa tan solo armados con la defensa reglamentaria que el policía portaba en su coche.

Una vez que pudieron entrar en la vivienda, encontraron en el salón de la casa al padre de familia tendido boca abajo e inmovilizado por uno de los asaltantes, que portaba en sus manos un cuchillo de grandes dimensiones, mientras que una hija adolescente del matrimonio estaba tendida boca a abajo en el pasillo de la casa con otro individuo sentado encima de ella manteniendo una arma blanca, tipo navaja, en su cuello.

Tras ordenar a los asaltantes que depusieran su actitud, dirigiéndose el policía nacional a auxiliar a la joven en el pasillo mientras el guardia civil hacía frente al individuo en salón, un tercer y un cuarto asaltante aparecieron desde una de las habitaciones, golpeando uno de ellos en la cara con un puñetazo y un fuerte mordisco en una de sus manos al policía mientras que estaba reduciendo al varón que mantenía la navaja en el cuello de la joven.

No obstante, ambos agentes, con ayuda de varios de los vecinos del edificio, lograron imponerse a los cuatro asaltantes, arrebatándole el cuchillo, la navaja y lo que parecía ser un arma de fuego que luego se demostró que era simulada, reduciéndolos hasta la llegada minutos de más agentes de la Policía Nacional.

Además, una quinta persona, que se encontraba en las inmediaciones con un vehículo todo terreno de alta gama esperando a los asaltantes para emprender la huida, logró abandonar el lugar antes de que pudiera ser arrestado, aunque la investigación que se inició de forma inmediata a los hechos ha podido llevar a cabo su total identificación y detención.

Contador