PSOE pedirá a Gobierno y Junta que defiendan los intereses del olivar frente a los recortes anunciados en la PAC

Olivar
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 11/07/2018 11:57:48CET

CÁDIZ, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Provincial del PSOE en la Diputación de Cádiz ha anunciado que va a solicitar en el próximo Pleno tanto al Gobierno andaluz como al Gobierno de España, que reclamen a la Comisión Europea (CE) que la futura Política Agrícola Común (PAC) no sólo mantenga su nivel de ayudas para el olivar andaluz, sino que se aumente para garantizar el mantenimiento y progreso sostenible de este cultivo.

Según ha indicado el PSOE en una nota, no hay que olvidar cuestiones tan importantes como que el cultivo del olivo es generador de empleo, vertebrador del territorio y fija a la población en el medio rural donde, además, en muchas ocasiones, no hay alternativas para la generación de renta. Además, a juicio de los socialistas, hay que tener en cuenta también que el cultivo del olivo es el mayor bosque cultivado del Mediterráneo donde desarrolla un papel medioambiental fundamental.

Por todo ello, el PSOE ha afirmado que en su "defensa de los sectores generadores de riqueza y empleo a través de la sostenibilidad y el equilibrio, tanto medioambiental como socio económico", pedirá que ambos gobiernos "vayan de la mano ante la CE" para exigirle que los sectores agrícolas más vulnerables y con gran importancia social, económica y medioambiental, como es el caso del olivar de montaña, sean objeto de pagos asociados para favorecer su viabilidad, desarrollo y mantenimiento rentable.

"Las ayudas europeas de la PAC son claves para la supervivencia de buena parte del olivar tradicional", ha recordado el PSOE, que ha añadido que la puesta en marcha de recortes que se aplicarían a partir de la nueva reforma de la PAC en 2020 "supone una gran incertidumbre y malestar en el sector".

El PSOE ha recordado que, en conjunto, la financiación de la PAC a nivel europeo oscila entre los 49.000 y los 55.000 millones de euros al año, una cuantía que apenas representa el 0,3 por ciento del PIB de la UE, cuando a principios de los 90 representaba en torno al 0,5 por ciento.