Los trabajadores del aeropuerto de la base de Rota (Cádiz) deciden finalizar su encierro en el Palacio Municipal

Los trabajadores y familiares en el día de NocheVieja
EUROPA PRESS/ CEDIDA
Publicado 14/01/2018 12:57:48CET

ROTA (CÁDIZ), 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los trabajadores del aeropuerto de la base naval de Rota (Cádiz) darán por finalizado este domingo a las 20,00 horas el encierro en el salón de actos del Palacio Municipal Castillo de Luna, donde han denunciando públicamente desde el 23 de diciembre "la persecución" y "las represalias" que dicen estar sufriendo por parte de la mercantil estadounidense Louis Berger Aircraft Services (LBAS).

El secretario del comité de empresa de los trabajadores del aeropuerto de la base, Edgard Schmidt, en un comunicado ha indicado que quedan a la espera "de ver las reacciones que se producen con los movimientos políticos que, en los días pasados, se han comprometido a llevar a cabo los parlamentarios andaluces y diputados nacionales que han pasado por el salón multiusos del Castillo de Luna para mostrar apoyo y compromiso a la plantilla".

Asimismo, Schmidt ha matizado que la finalización del encierro "de ninguna de las maneras significa que finalice la lucha", y ha indicado que "más bien al contrario", ya que "continuará incluso con más intensidad si cabe hasta lograr el objetivo".

Ante el "silencio" y la "negativa de diálogo con sus trabajadores" de la empresa Louis Berger Aircraft Services, INC., Sucursal en España, los empleados instan a la firma a que de "una vez por todas se siente a negociar de buena fe entre las partes un nuevo convenio colectivo y se abstenga de realizar nuevos despidos a final de mes".

En este sentido, el secretario del comité de empresa de los trabajadores del aeropuerto de la base de Rota ha matizado que, en el caso de que hubiera nuevos despidos a final de mes, "eso abocaría irremediablemente al Comité de Empresa a convocar una huelga indefinida, previo mandato de la asamblea de trabajadores".

Desde el comité de empresa se alude además a "la determinación mostrada por la plantilla en defender sus legítimos derechos laborales", y se confía en que "el respaldo recibido por autoridades y representantes políticos del pueblo de Rota haga reconsiderar a la marina de Estados Unidos (EEUU) el modelo de relación que desea mantener con la comunidad local".

"PERSECUCIONES Y REPRESALIAS"

Cabe recordar que, al inicio de este encierro que este domingo llega a su final, Schmidt señaló, en declaraciones a Europa Press, "persecuciones" y "represalias" por parte de la citada empresa que se reflejarían, según añadió, en "23 despidos, doce de ellos el 31 de enero de 2017, por causas de naturaleza productiva y organizativa, que en los cuatro primeros juicios del 29 de junio fueron declarados improcedentes".

Desde el comité apuntaron que, a pesar de que esas "cuatro sentencias calificaban a los despidos como improcedentes", se ha vuelto a despedir "por causas idénticas" a seis trabajadores el pasado 30 de noviembre de este año 2017.

Asimismo, según informó el comité de empresa, se han recogido "cinco despidos disciplinarios", el primero el pasado 26 de octubre de 2016, "cuyo juicio se celebró el pasado 20 de noviembre y las partes llegaron a un acuerdo económico importante, antes de entrar a sala".

Igualmente, señalaron que ha habido "doce sancionados, entre ellos un miembro del comité, y más recientemente el propio presidente del comité con 16 días de suspensión de empleo y sueldo", todo ello "en un clima de trabajo tenso y asfixiante", donde la plantilla, "ante la falta de personal, no puede aceptar los despidos" y la "merma de derechos impuesta por la empresa", por lo que "se han presentado multitud de denuncias ante la Inspección de Trabajo de Cádiz".

En este sentido, el comité de empresa dijo que había instado "en reiteradas ocasiones" a LBAS a que cumpliese con la legislación laboral española, y ha subrayado el "malestar" de la plantilla respecto a las decisiones "tomadas por el Gobierno de España" ante la "denegación por parte de la Subdelegación del Gobierno en Cádiz" del lugar solicitado para las concentraciones durante las tres huelgas, "relegándolos a un lugar de poca visibilidad, y por lo tanto pasando desapercibidos".

Asimismo, también recogieron "la imposición de unos servicios mínimos" por el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, en las dos huelgas anteriores, que, "en opinión del comité de empresa y las centrales sindicales UGT y CCOO, fueron abusivos", por lo que fueron recurridos ante el contencioso administrativo por parte de ambos sindicatos.

Por último, los trabajadores de la base naval de Rota rogaron tanto a las autoridades civiles y militares españolas que "le hagan saber a la multinacional estadounidense LBAS" que en España "todos debemos cumplir las leyes, no solo los trabajadores".