La artista Verónica Ruth Frías afirma en ARCO que el arte debe ser una herramienta para "cambiar el mundo"

Publicado 22/02/2018 17:19:12CET

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

La artista cordobesa Verónica Ruth Frías, que ha llevado a la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO 2018 su performance 'I am a woman', de la mano de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí, ha afirmado que el arte "tiene que ser una herramienta social con la que poder denunciar, transgredir y cambiar el mundo".

Según ha indicado la Diputación de Córdoba, tras la inauguración oficial del estand a cargo del presidente de la institución provincial, Antonio Ruiz, se ha celebrado la performance 'I am a woman' para reivindicar "la presencia de las mujeres en el arte y en todos los ámbitos de la sociedad".

La artista ha explicado que continúa "persiguiendo aquel sueño inicial e intento que el arte llegue a todos". Esta performance ha constituido uno de los clímax del estand 9H10 de la fundación que, este año, ha acudido a la Feria de Arte Contemporáneo de Madrid con el mensaje feminista 'Mujeres, arte, futuro' y con la apuesta decidida por la visibilización de la obra de artistas cordobesas en espacios de proyección internacional.

Así pues, la comisaria del espacio, Lola Molina, y las artistas Nieves Galiot, Lola Guerrera y Verónica Ruth Frías son las auténticas protagonistas de este estand que, este miércoles, en la jornada profesional, ya suscitó gran atención e interés entre los profesionales, incluida la actriz cordobesa Macarena Gómez, que se pasó por el expositor.

Concretamente, la intervención 'I am a woman' ha consistido en una acción participativa, encabezada por la propia Verónica Ruth Frías, y en la que han tomado parte más de treinta mujeres cuya carrera profesional está vinculada al mundo del arte. Todas portaban un lema de creación propia en carteles, estéticamente idénticos, a los que conforman la obra 'Pink Power', que se exhibe en el espacio de la Fundación en ARCO.

Las mujeres vinculadas al arte han guardado unos minutos de silencio con las pancartas y, seguidamente, han salido a recorrer los pasillos de los pabellones que acogen a la feria de arte contemporáneo más importante de España.

Verónica Ruth Frías ha elegido el color rosa para dar uniformidad estética a la obra y los carteles porque "es un color asociado a la feminidad, pero deseo desnudarlo de connotaciones sensibleras para tratarlo como color de fuerza y valentía y convertirlo en el color del poder, el poder del rosa".

La artista cordobesa ha explicado que "el aspecto 'artista-mujer' es muy importante para mí, porque siempre me he encontrado dentro de una mayoría masculina y eso no me terminaba de gustar. Hacía que me preguntase si no había más mujeres en el mundo del arte y, si las había, dónde estaban; si, tal vez, no querían serlo, o es que no las dejaban".

Las artistas, comisarias, agentes, galeristas y demás participantes en la intervención han sido la propia Verónica Ruth Frías, María Gimeno, Maite Masaur, Elisa González, Blanca de la Torre, Esther Olondriz, Marisol Salanova, Lola Guerrera, Margarita Aizpuru, Diana Larrea,
Nieves Galiot, Noemí Méndez, Marisa Salvo, Corinna Wittgenstein,
Clara Merín, Leila Amat, Barbara Traver, Marisa Merino, Lola Molina, Ruth San Juan, Elisa Lois, Anna Katrina Martín, Eva Morales, Ángeles Alcántara, Noelia Arrincón e Irene Villén.