La comisión de Comercio de la Eurocámara vota este jueves el acuerdo agrícola con Marruecos

Actualizado 25/01/2012 22:51:58 CET

Socialistas y 'populares' españoles critican el acuerdo y denuncian incumplimientos del actual por parte de Rabat

BRUSELAS, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

La comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo votará mañana el nuevo acuerdo agrícola con Marruecos, cuya entrada en vigor depende del pronunciamiento definitivo del pleno de la Eurocámara en febrero. Las opiniones dentro de la comisión están enfrentadas y los eurodiputados españoles han anunciado que votarán en contra porque creen que Rabat incumple sistemáticamente las condiciones del actual.

El informe que se someterá al voto de los eurodiputados este jueves ha sido redactado por el francés del grupo de Los Verdes José Bové, quien pide a la Eurocámara que rechace este nuevo acuerdo y apunta que las disposiciones del mismo colocarían a los productores europeos "en una dura competencia difícil de mantener".

Bové, además, critica que la Comisión Europea no ha realizado hasta el momento una evaluación del impacto económico y medioambiental de este régimen comercial y advierte de que Bruselas debe presentar un "estudio detallado" sobre estas cuestiones para que la Eurocámara pueda pronunciarse definitivamente.

La cuestión del Sáhara occidental, cuya población denuncia la explotación de sus recursos por parte de Marruecos y exige ser excluida de toda negociación con Rabat, es otro de los escollos que plantea Bové para apoyar el acuerdo agrícola.

Por su parte, al menos cinco eurodiputados, entre ellos el presidente de esta comisión, Vital Moreira, han presentado enmiendas al informe de Bové y piden el visto bueno a la ratificación del convenio.

También las delegaciones españolas de socialistas y 'populares' en la Eurocámara han anunciado que votarán en contra de la entrada en vigor del acuerdo porque creen que Rabat incumple las normas del acuerdo en cuanto a los cupos y precios de entrada de las exportaciones al mercado comunitario.

El nuevo acuerdo comercial de productos agrícolas y pesqueros fue cerrado por Bruselas y Rabat en 2010 y ha sido aprobado por lo Veintisiete, también por España, en el transcurso del último año y medio.

La ratificación de la Eurocámara es el último requisito para que entre en vigor este convenio que prevé la liberalización progresiva de casi todos los productos agroalimentarios, aunque prevé un régimen arancelario por contingentes para alimentos "sensibles" como el tomate, el pepino, la fresa, la mandarina, el ajo, el calabacín y el azúcar.

La entrada en el mercado comunitario de un mayor volumen de tomate marroquí con arancel reducido es una ventaja fuertemente criticada por los agricultores españoles, en especial desde Canarias, Andalucía y Murcia. Otras comunidades autónomas como la valenciana se han sumado a las críticas por temor a que perjudique a otras producciones como la naranja.

Las comisiones de Agricultura y Pesca se han pronunciado ya, la primera en contra, la segunda a favor, pero es la comisión de Comercio Internacional la competente en este asunto y la que marcará la posición que se someterá al pleno, probablemente el 15 de febrero.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies