El obispo de Córdoba supone que BBK tratará a la Iglesia como un buen cliente

Demetrio Fernández
REUTERS
Actualizado 30/07/2010 16:52:46 CET

Fernández ve "mal" que el FROB haya despedido al director de la Obra Social y sancionado, con suspensión de empleo, a otro directivo

CÓRDOBA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha dicho suponer que BBK, la nueva propietaria de CajaSur, cuyos destinos regía hasta su intervención por el Banco de España el Cabildo Catedralicio de Córdoba, dará un buen trato a la Iglesia, dado que es un buen cliente de la caja, por los fondos que en ella tiene depositados.

En declaraciones a los periodistas, Fernández aclaró que, en cualquier caso, es una suposición que él hace, pues ignora lo que hará BBK. En este sentido, respecto a si la Iglesia, que ahora es uno de los mejores clientes del futuro Banco CajaSur (BBK), le pedirá a la caja vasca un trato preferente en la nueva obra social, el obispo dejó claro que "eso lo considerará BBK" y no él, "porque eso le corresponderá al banco".

Fernández, que no quiso opinar sobre el anuncio del presidente de BBK, Mario Fernández, de que la Iglesia no tendrá cabida en los órganos de dirección del futuro Banco CajaSur, tampoco respondió a la acusación del PSOE de que él es uno de los responsables de que CajaSur fuera intervenida y ya no sea andaluza. Lo que sí dijo, respecto a la presente situación CajaSur, es que "estamos en una fase totalmente provisional" y, en este contexto, "lo mejor" por parte de la Iglesia, "es esperar en silencio, porque cualquier palabra que digas puede ser usada en tu contra, de modo que lo mejor es no decir nada".

Sólo lanzó un mensaje, el de que la Iglesia tiene "un tesoro" que nadie les "podrá quitar, ni la sociedad, ni los de arriba, ni los de abajo, ni los de en medio, que es la esperanza del Evangelio", pues, según subrayó, "es para lo que existe la Iglesia".

Por otro lado, Fernández dijo que le "parece mal" que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), administrador provisional de CajaSur desde que ésta fue intervenida por el Banco de España el pasado mayo, haya despedido al director de la Obra Social y Cultural de la caja, José Rafael Rich, por "pérdida de confianza", y sancionado, con suspensión de empleo, al directivo de Datasur y hasta hace poco director general adjunto de CajaSur, Santiago Cabezas, por poner en peligro el proceso de adjudicación de la caja tras su intervención. Ambos directivos fueron los que negociaron, junto al ex presidente Santiago Gómez Sierra, la frustrada fusión de CajaSur con Unicaja.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies