La inversión y el consumo de las familias lideran el aumento del 0,2% de la economía en el segundo trimestre

Mujer realizando la compra en un supermercado
CAPRABO
Actualizado 22/10/2010 16:46:46 CET

Destaca el crecimiento de las exportaciones, la creación de empresas y la compraventa de viviendas libres

SEVILLA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Producto Interior Bruto (PIB) andaluz ha crecido un 0,2 por ciento los dos primeros trimestres del año, una tendencia que continúa el proceso de recuperación de la economía andaluza, según la Contabilidad Trimestral de Andalucía que elabora el Instituto de Estadística de Andalucía (IEA) y que recoge la revista Coyuntura Económica de Andalucía, publicación editada por la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia.

Coyuntura Económica de Andalucía destaca que el presente año, y en consonancia con lo que viene sucediendo en su entorno socioeconómico, la economía andaluza experimenta una "importante" mejoría en relación con la recesión del pasado año.

En términos intertrimestrales, la economía andaluza lleva dos trimestres consecutivos de aumento real del PIB, con un crecimiento del 0,2 por ciento tanto en el primer como en el segundo trimestre del año, según destaca una nota de la Administración andaluza.

En el segundo trimestre todas las ramas experimentan aumentos, salvo la construcción, con los mayores avances en la agricultura (2,1%) y las ramas energéticas e industriales (1,5% ambas). En la demanda, el crecimiento se sustenta en los componentes internos, fundamentalmente en la formación bruta de capital, que recupera tasas positivas (1,9% intertrimestral), en un contexto de reducción a nivel nacional (-0,5%).

En términos interanuales, se sigue moderando el ritmo de caída, con un descenso real del PIB del 0,4 por ciento en el segundo trimestre, el más bajo desde que se iniciara la trayectoria de contracción en el tercer trimestre de 2008.

Desde la perspectiva de la oferta, destaca el comportamiento de los sectores no agrarios, especialmente de los servicios que, tras cinco trimestres consecutivos de caída, vuelve a mostrar crecimientos positivos en el segundo trimestre (0,4% interanual).

En la demanda, los componentes internos reducen de manera significativa su contribución negativa, pasando de restar 2,9 puntos al crecimiento en el primer trimestre, a dos décimas en el segundo, fruto de la recuperación del consumo de los hogares, que crece un 2,1 por ciento, y la desaceleración de la contracción de la formación bruta de capital.

De igual magnitud es la aportación negativa del saldo exterior, que a diferencia de la tendencia iniciada en el primer trimestre de 2008, resta 0,2 puntos al crecimiento, por la expansión de las importaciones de bienes y servicios, que se elevan un 3,7 por ciento interanual en términos reales, tres veces más que en el trimestre precedente. Junto a ello, las exportaciones de bienes y servicios se incrementan un 4,7 por ciento en términos reales, configurándose como el componente más dinámico de la economía.

Considerando exclusivamente los intercambios comerciales de bienes de Andalucía con el extranjero, las exportaciones presentan una notable expansión, con un incremento del 28,2 por ciento interanual en términos nominales, diez puntos más que a nivel nacional (17,7%), habiendo alcanzado la cuota exportadora (cociente entre las exportaciones y el VAB agrario e industrial) el máximo histórico del 91,3 por ciento.

OFERTA

Desde el punto de vista de la oferta, los indicadores reflejan la recuperación de la actividad, en un contexto de fuerte expansión de las ventas al extranjero. En la industria, el Ipian recupera en agosto tasas positivas (1,2% interanual), con aumentos prácticamente generalizados por ramas de actividad --extractivas, manufactureras y suministro de energía--, y destino económico de los bienes.

Junto a ello, en la construcción, la compraventa de vivienda crece un 19 por ciento interanual en agosto, el mayor incremento desde que se tiene información (enero de 2008), centrado en el segmento de renta libre y con aumentos tanto en nueva construcción como en segunda mano.

En los servicios, el número de viajeros alojados en hoteles de Andalucía en los meses estivales (de julio a septiembre) ha registrado un crecimiento interanual del 2,4 por ciento, destacando el turismo del extranjero (7,2% interanual).

En cuanto a las exportaciones, en agosto se sigue recogiendo, por décimo mes consecutivo, un fuerte aumento de las ventas al exterior, que crecen un 37,2 por ciento interanual, casi diez puntos más que de media en España (27,8%), y más del doble de lo que crecen las importaciones (14%).

TEJIDO EMPRESARIAL Y MERCADO LABORAL

Esta evolución de la oferta productiva y la demanda se está trasladando al tejido empresarial y al mercado laboral. En el tejido empresarial, entre enero y agosto se han creado en Andalucía 6.982 sociedades mercantiles en términos netos (creadas menos disueltas), 236 más que en el mismo período del año anterior, lo que supone un incremento del 3,5 por ciento interanual.

En el mercado laboral, la información hasta septiembre apunta la continuidad de la contención del ritmo de descenso del empleo y aumento del número de parados, con una reducción de los afiliados a la Seguridad Social del 1,3 por ciento interanual, dos décimas inferior a la media nacional (-1,5%), y un incremento del número de parados registrados en el INEM del nueve por ciento interanual, el menor desde enero de 2008.

Estos resultados fundamentan las previsiones sobre la economía andaluza en 2010, que apuntan un ligero descenso real del PIB del 0,3 por ciento, igual al de la economía española, y en contraste con la caída experimentada en 2009 (-3,6%). Esto confirma que Andalucía atraviesa por un proceso de estabilización, condicionado aún por el ajuste de la construcción. De hecho, si del PIB se excluye el sector de la construcción, la previsión pasaría a ser un crecimiento positivo del 0,3 por ciento.

Para 2011, y en un contexto internacional y nacional de continuidad del proceso de recuperación, se prevé que la economía andaluza experimente un crecimiento de la actividad del 1,3 por ciento, que se traducirá en un aumento de la ocupación (0,8%), después de tres años de descensos.