Junta invierte 8 millones en mejorar la seguridad de motoristas con la instalación de sistemas de protección

Sistema de protección para motoristas en carreteras andaluzas.
EUROPA PRESS/ARCHIVO/JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 16/03/2011 17:54:08 CET

SEVILLA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

La red autonómica de carreteras de Andalucía ha mejorado en los últimos cuatro años la seguridad de los motoristas con la instalación de nuevos sistemas de protección en caso de accidentes, con una inversión que supera los ocho millones de euros. La Junta de Andalucía ha instalado en estas vías una serie de elementos de protección para eventuales colisiones, derrapes o vuelcos de motoristas., convirtiéndose en una de las comunidades más avanzadas en esta materia.

Para ello, la Consejería de Obras Públicas y Vivienda se ha puesto en marcha un amplio abanico de actuaciones que incluye, entre otras, la instalación de 6.000 nuevos protectores de postes de barrera de seguridad, 62.260 metros lineales de protectores metálicos sobre barreras y de 92 carteles anunciadores de la peligrosidad de alcance en determinados tramos. A estas acciones se suma la eliminación de las peligrosas 'colas de pez' (terminales de dispositivos de contención con esa forma) existentes en las carreteras de la red autonómica.

El objetivo prioritario del Gobierno andaluz es incrementar la seguridad vial de los conductores de vehículos de dos ruedas y reducir su accidentalidad en las vías de mayor intensidad de tráfico y, en especial, aquellas que registran una mayor circulación de motocicletas.

Además de las acciones encaminadas a minimizar las consecuencias de un accidente en un colectivo tan vulnerable como el de los motoristas, la Junta de Andalucía también ha dirigido ese esfuerzo inversor a políticas preventivas. De esa forma, desde 2007 se ha mejorado las condiciones de 25 intersecciones de la red viaria en las que se concentran un mayor índice de sinestralidad, con la implantación de 26.000 metros cuadrados de pavimento especial de alta adherencia.

Ese material permite reducir notablemente la distancia de frenado y disminuir el riesgo de derrape, lo que contribuye a que el riesgo de colisión disminuya. Las carreteras en las que se ha aplicado este tratamiento ascienden a casi a una veintena, entre las que destacan la A-349, la A-347, la A-343, la A-8006, la A-492, la A-373 o la A-5025.

Para ejecutar todas estas actuaciones, Obras Públicas y Vivienda ha seguido las recomendaciones técnicas dadas por el Ministerio de Fomento para el conjunto del territorio nacional y ha tenido en cuenta las prioridades demandadas por las asociaciones de motoristas. La publicación en 2008 de la Orden Circular 18bis/08, que amplia notablemente los criterios de implantación de los sistemas de protección de motoristas, hizo preciso replantear la política de actuación desarrollada desde la Junta de Andalucía hasta entonces. Por ello, se inició un estudio para determinar qué tramos de carreteras necesitarían este tipo de dispositivos de contención.

Adicionalmente, en aquellas vías donde se detectan altas intensidades de tráfico de motocicletas, ya sea por la presencia de algún polo de atracción (circuito de velocidad) o por disponer de características geométricas atrayentes para su uso recreativo, la Consejería de Obras Públicas y Vivienda ha establecido criterios más ambiciosos, incluso, que los empleados por el Ministerio de Fomento.

Además de estas actuaciones ya ejecutadas, la Consejería de Obras Públicas y Vivienda adjudicó a finales de 2010 por importe de 1,5 millones de euros un total de cuatro contratos para continuar con esta labor de colocación de nuevas barreras de protección de motoristas. Los trabajos tienen un plazo de ejecución de 24 meses y tienen como objetivo la colocación de 51.256 metros lineales más de sistemas de protección metálica y la sustitución de las 'colas de pez' de las actuales barreras de seguridad por abatimientos.

Al margen de esto, la Consejería está llevando a cabo varios estudios orientados, por un lado, a identificar aquellas carreteras e itinerarios en los que la accidentalidad asociada a las motocicletas es significativa para poder definir, en una segunda fase, las actuaciones más adecuadas a realizar para prevenir estos accidentes. Por otra parte, se va a inspeccionar la seguridad con el objetivo de detectar, con independencia de la accidentalidad registrada, aquellos puntos de la red donde existe algún elemento potencialmente peligroso para el usuario. Con este estudio se podrá determinar cuáles son las necesidades de intervención en la red de carreteras en servicio desde el punto de vista de la prevención de accidentes y la protección de los conductores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies