De la Chica desea que la condena de cárcel para la madre que agredió a una maestra sea "inhibidora"

 

De la Chica desea que la condena de cárcel para la madre que agredió a una maestra sea "inhibidora"

Álvarez de la Chica
EP/PARLAMENTO ANDALUZ
Actualizado 10/12/2010 15:02:52 CET

SEVILLA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Educación de la Junta de Andalucía, Francisco Álvarez de la Chica, ha asegurado este viernes que la sentencia por la que un juzgado granadino ha condenado a una pena de tres años de prisión a la madre de un alumno de un colegio de Fuente Vaqueros por agredir a la maestra de su hijo da "mucha esperanza de que pueda producir, precisamente, un efecto inhibidor de este tipo de conductas".

En declaraciones a los medios de comunicación tras la sesión plenaria del Parlamento de Andalucía, el consejero ha deseado que, a raiz de esta sentencia, "muchos adultos se planteen que una condena de esta naturaleza puede ser extraordinariamente dura, como duro también es sufrir una agresión en el ejercicio de un profesión tan noble y ejemplar como es la de ser maestro".

Asimismo, ha considerado que esta sentencia del Juzgado de lo Penal 1 de Granada es "la más concluyente y dura de España hasta el momento" y ha valorado que "un hecho de extraordinaria gravedad" como el acaecido en la citada localidad --donde la madre cogió del pelo, propinó un empujón y lanzó contra la pizarra a la maestra de su hijo tras enterarse que éste no se había podido comer el bocadillo durante el recreo-- se haya saldado con esta sanción de tres años de cárcel y una indemnización de 300 euros por daños morales.

"Esto demuestra que, con la Ley en la mano y las leyes vigentes, es posible sancionar de forma severa una conducta tan reprobable como ésta", recalca Álvarez de la Chica, quien ha admitido que, a su juicio, "si hay padres que tienen comportamientos inadecuados de esta naturaleza, deben ser sancionados con la máxima dureza".

El consejero también ha recordado que esta sentencia se debe, "en buena medida", al trabajo conjunto que la Consejería de Educación está realizando con la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y al protocolo que ambas instituciones suscribieron el pasado verano para que las agresiones a docentes se tipificaran como atentado a la autoridad pública.

De hecho, el juez responsable de esta condena atribuye a la procesada, Estefanía C.F., de 23 años, un delito de atentado y una falta de lesiones por considerar, entre otras cuestiones, que la conducta de esta madre es de "gravedad extrema" y no precisamente por el resultado, "que ciertamente no fue tan grave", sino "por la forma y el contexto en el que se llevó a cabo la acometida".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies