La Caixa e Instituciones Penitenciarias forman a más de 90 personas privadas de libertad en Andalucía

Actualizado 22/10/2010 20:05:46 CET

SEVILLA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

'Atención especializada para enfermos de Alzheimer', 'Instalación de energías renovables en edificios', 'Camarero bar restaurante', 'Soldador de estructuras metálicas ligeras con electrodo revestido', 'Tubero industrial' y 'Experto en limpieza de inmuebles' son las seis especialidades que la Fundación Pública Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) está impartiendo dentro de la programación 2009-2010 de la Obra Social La Caixa, dirigida a mejorar la cualificación de la población reclusa para incrementar la empleabilidad de este colectivo.

En el marco del convenio de colaboración suscrito entre el Organismo Autónomo Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo y la Obra Social La Caixa, se está impartiendo esta formación profesional ocupacional para la que han contado con la Fundación Pública Andaluza Fondo de Formación y Empleo para su diseño e impartición y que está impulsada por la Obra Social La Caixa.

Esta Fundación, entidad de la Consejería de Empleo, se ha centrado en aquellas especialidades demandadas por los mercados de trabajo de las provincias de Almería, Cádiz, Jaén, Huelva y Sevilla, así como en los sectores que desde el Gobierno andaluz se consideran motores para lograr la recuperación económica, entre los que se encuentran las energías renovables, la industria y el de los servicios sociales.

Las 92 personas privadas de libertad beneficiarias de los cursos presentan no sólo necesidad de formación profesional, sino también referida a la asunción de obligaciones personales y profesionales propias de un empleo estable. En este sentido, el contacto con el exterior es fundamental en el diseño de la acción formativa al ofrecer un contexto normalizado, que contribuye a la adquisición de habilidades en comunicación, mejora de la autoestima y orientación vocacional, entre otras, en un ambiente similar al del mercado de trabajo que encontrarán una vez hayan cumplido el periodo de privación de libertad.

De ahí que uno de los requisitos indispensable para acceder a este programa es que estas personas se encuentren en la última fase de privación de libertad. Este paso intermedio entre el régimen ordinario y el régimen de libertad es, a su vez, un instrumento fundamental para que la institución penitenciaria valore la evolución de las personas beneficiarias en su itinerario hacia la inserción social, ya que la inserción en el mercado de trabajo se convierte en condición indispensable para que la inserción social sea una realidad.

En Andalucía, esta iniciativa ha supuesto una inversión de 178.389 euros por parte de la Obra Social La Caixa, entidad que lleva a cabo este programa de becas que, con una media de 4.700 euros en cada una de estas ayudas, incluyen costes de formación, desplazamiento del centro penitenciario al centro de formación, manutención que conlleve la jornada formativa y una asignación económica mensual que recibe la persona interna en función de su asistencia a la actividad formativa.

Las personas beneficiarias son internas de los Centros Penitenciarios y Centros de Inserción Social dependientes de la Administración Penitenciaria, que están próximos a disfrutar de un régimen de semilibertad o libertad condicional, y que reciben formación profesional de especial calificación en centros educativos homologados en el exterior de los centros penitenciarios.

El programa de becas para personas privadas de libertad se realiza al amparo de un convenio suscrito en diciembre de 2009 entre el ministerio del Interior y la Fundación La Caixa, en virtud del cual la Obra Social ha financiado un total de mil becas durante 2010.