Adepa solicita la revisión del CaixaForum "para evitar la destrucción irreversible" de las Atarazanas

Actualizado 21/02/2012 19:45:39 CET

Hace una llamada de urgencia a Ayuntamiento y Junta para corregir las "irregularidades" que ponen en "peligro" la unidad del edificio

SEVILLA, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa) solicita la revisión del proyecto CaixaForum, puesto que su conversión en centro cultura "responde a un proyecto que no se ajusta a la ley y a las cartas internacionales sobre patrimonio histórico, ni a la normativa urbanística en vigor", pues de llevarse a cabo supondría, a juicio de Adepa, y de otras asociaciones e instituciones culturales, "la destrucción irreversible de este bien de interés cultural que fue declarado monumento histórico-artístico en 1969".

Mediante un comunicado, la Asociación ha querido hacer extensible su "preocupación" sobre lo que se pretende que sea el futuro inmediato de las Reales Atarazanas de Sevilla, un edificio con unos valores y significado "excepcionales" en la historia de la ciudad, construido por mandato de Alfonso X el Sabio en 1252. Así, y ante el reciente visto bueno del Ayuntamiento de Sevilla al proyecto, Adepa dice que "no es contraria" al centro CaixaForum en las Atarazanas, "ni al progreso bien entendido".

Además, afirma que "no se opone a las inversiones, tan necesarias en el momento actual", destaca, pero apunta que las Atarazanas es un monumento medieval de "primera" magnitud protegido por ley y como tal "debe ser respetado al máximo, tanto la arquitectura como el entorno y los espacios internos". Igualmente, añade, que el edificio se sitúa en un enclave monumental dentro del conjunto histórico de la ciudad, y cualquier alteración de su volumen exterior "puede afectar gravemente no sólo al propio monumento sino al paisaje circundante y a otros edificios catalogados como el Hospital de la Caridad".

En este sentido, agrega que de las Atarazanas quedan siete naves contiguas --de la que los más importante es el espacio interior--, además de otros restos que forman parte del Hospital de la Caridad y que han llegado a nuestros días en un estado de conservación "excelente", de modo que "la mejor forma de mantenerlo es darle un uso digno". "Por su naturaleza e historia y advirtiendo el reducido número de museos con que cuenta Sevilla, las Atarazanas podría ser un excelente museo naval", subraya Adepa, quien apuesta por recuperar el espacio integral de estas naves, "sin nuevos añadidos que las fraccionen, devolviéndole sus verdaderas dimensiones".

Por todo ello, y en dicho comunicado, Adepa considera que "debe ser el proyecto el que se adapte al monumento y no el monumento al proyecto". Sin embargo, a tenor de lo que puede verse en los dibujos y fotomontajes publicados, hay partes en la propuesta que son "incompatibles" con la esencia y carácter de estos antiguos astilleros, de ahí que el autor de la rehabilitación, Guillermo Vázquez Consuegra, "haya invertido el orden de los valores arquitectónicos reduciendo las Atarazanas a vestíbulo de su obra CaixaForum", lamenta.

De este modo, para la Asociación de Defensa del Patrimonio de Andalucía, hay puntos "incompatibles" del proyecto como la apertura del edificio a la calle Dos de Mayo, dejando abiertos los arcos que conforman la fachada lateral y obligando a soterrar aún más el edificio por la igualación del nivel interior con el de la calle. "El monumento quedaría desprotegido y se perdería el ambiente de espacio cerrado", afirma, al tiempo que apunta a que "hay sentencias judiciales contrarias a esta práctica"; o la "adulteración" de la volumetría exterior del edificio para exhibir las piezas de gran tamaño, en vez de la excavación para tal fin hasta su cota original, "lo cual significa una doble agresión al patrimonio al afectar también al entorno de la Caridad", asegura.

Asimismo, ve "incompatible" el empleo de materiales ajenos a la naturaleza del monumento; la modificación de las cubiertas en un innecesario mirador de diseño; la destrucción de cubiertas y del espacio interior mediante la inclusión de una aparatosa escalera automática, "más propia de un centro comercial bullicioso que de un edificio del siglo XIII"; o la "eliminación" de elementos protegidos en la zona de la Maestranza de Artillería, que es también Bien de Interés Cultural (BIC), como puede ser la escalera del siglo XVIII.

"Todos estos puntos entran en contradicción con las palabras del autor del proyecto al decir que las Atarazanas es 'el espacio interior más fascinante y espectacular de la arquitectura civil sevillana, tan solo comparable al de una catedral", critica Adepa, toda vez que manifiesta que las catedrales góticas "no quedan abiertas a la calle ni admiten escaleras mecánicas ni remontes".

Por todo ello, Adepa hace una llamada de urgencia a las autoridades competentes, al Ayuntamiento y Junta de Andalucía para que "se corrijan las irregularidades que ponen en peligro la unidad del edificio histórico y se adapte el proyecto de restauración al monumento, evitando así nuevos atentados al patrimonio arquitectónico sevillano, como el del Palacio de San Telmo y sus jardines, o el de la Torre Pelli, aún evitable".

En relación con este proyecto, la Asociación para la Defensa del Patrimonio ha organizado para este miércoles 22 de febrero la mesa redonda 'Las Atarazanas de Sevilla', que se llevará a cabo en el Ateneo de Sevilla, y en la que participarán el delegado provincial de Cultura, Bernardo Bueno, el periodista y miembro de Adepa Pablo Ferrand, el expresidente de la Fundación Atarazanas, Manuel del Valle, y el arquitecto Antonio Barrionuevo. Estará presidida por el presidente de Adepa, Joaquín Egea, y el presidente del Ateneo de Sevilla, Alberto Máximo Pérez Calero.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies