Alberto Romero "hace justicia" con la Lola Flores "del imaginario español": "Ella era su mayor enemiga"

 

Alberto Romero "hace justicia" con la Lola Flores "del imaginario español": "Ella era su mayor enemiga"

Presentación del libro Lola Flores. Cultura popular, memoria sentimental
EUROPA PRESS
Actualizado 21/06/2016 18:58:59 CET

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

El profesor titular de Literatura Española en la Universidad de Cádiz Alberto Romero busca "hacer justicia" en torno a "la flamenca más importante del siglo XX", con la biografía 'Lola Flores. Cultura popular, memoria sentimental e historia del espectáculo' (Fundación José Manuel Lara), premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos 2016.

"Mi intención es la de que Lola entrara en las biografías, aquí todavía tenemos la asignatura pendiente con la cultura popular y uno de los pilares era ella. Que, por cierto, también es verdad que era su mayor enemiga", ha señalado en rueda de prensa Romero.

Virtuosa, personaje de interés extraordinario o mujer de carácter indomable han sido algunos de los adjetivos con los que el profesor universitario ha descrito a esta figura del baile que, a su entender, ha quedado "sepultada" por el personaje 'popular' que ella mismo creó.

"Era un personaje capaz de inventarse un monstruo, hasta tal punto, que la imagen que ha quedado de ella para las nuevas generaciones es de alguien frívola, cercana y llena de anécdotas. Pero detrás de eso hay probablemente la artista flamenca más importante del siglo XX en España que llegaba a todo el mundo: desde la ama de casa hasta Carmen Polo", ha asegurado.

Precisamente, esa relación con el franquismo fue para Romero uno de los lastres que tuvo que soportar Lola Flores en la última parte de su carrera, algo que únicamente cambió gracias al apoyo de determinados nombres importantes de las letras españolas como Manuel Vázquez Montalbán, Terenci Moix o Francisco Umbral.

"Y aún así, la relación de rechazo con la sociedad de los años 80 ha llegado a nuestros días. Lola pasó de una especia de Mata-Hari en la postguerra, ayudando en las relaciones con México y Estados Unidos, a una especie de chivo expiatorio tras la muerte de Franco: parecía que todos los males de esa época venían del franquismo", ha apuntado.

Otra de las anécdotas más conocidas de esta bailaora --de quien una crítica en el 'NY Times' llegó a decir que 'ni canta, ni baile, pero no se puede perder su espectáculo'-- es la de no decir nunca su edad o revelar su ascendencia gitana. "Estoy convencido que es una impostura, porque se da cuenta del filón artístico", ha asegurado Romero.

'LA FARAONA' Y EL DINERO

El autor de la obra ha reconocido que en un principio barajó la posibilidad de contactar con los familiares de 'La Faraona', algo que rechazó por su intención de "mantener las distancias". "Quería crear una imagen oficial sin entrar en el terreno personal, solo con algunos guiños, planteándolo como una tesis doctoral", ha indicado.

Así, ha recordado como Lola Flores se convierte en la "heredera del legado del flamenco" al tomar el relevo de nombres como Pastora Imperio, mientras que mostraba interés por otros artistas como García Lorca o Anna Magnani --actriz por la que quiso llevar a las tablas la obra 'La Rosa Tatuada' de Tenessee Williams--.

En este trabajo ha colaborado también el director del Museo Nacional del Teatro de Almagro, Andrés Peláez, gran conocedor de Lola Flores, quien ha ahondado en su "necesidad de dinero" por ser el único sostén económico de su familia. "Antonio 'El Pescaílla' no ganaba un duro, estaban los niños, el bingo...era mucho dinero y por eso no entendía las promociones gratis", ha explicado con humor.

LA "CENSURA" UNIVERSITARIA

"En cualquier caso, ella tenía una cosa que solo los flamencos saben: el pellizco y la poesía desmedida. Este trabajo es una buena noticia porque la universidad hasta ahora ha dado la espalda a lo popular", ha añadido Peláez.

Esta misma crítica ha sido hecha por Romero, quien no entiende la "censura de la visión académica" a la copla, género que marcó "un hito" en el teatro de los años 40 en España. "Se habla de Lorca o Buero Vallejo, pero se olvida que los espectáculos de copla tenían una extraordinaria calidad desde el punto de vista escenográfico", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies