Nace en Jaén un proyecto para que el "mar de olivos" de cinco provincias sea Patrimonio de la Humanidad

Manuel Parras, Francisco Reyes, Francisco Casero y Juan Ramón Guillén
EUROPA PRESS
Actualizado 27/06/2014 19:09:26 CET

JAÉN, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, ha presentado este viernes una iniciativa con la que se pretende que el "inmenso mar de olivos" que discurre por cinco provincias de Andalucía --Sevilla, Córdoba, Jaén, Málaga y Granada-- sea declarado por la Unesco paisaje cultural Patrimonio de la Humanidad.

Para ello, la Diputación va a constituir un comité técnico del que también van a formar parte la Universidad de Jaén (UJA), Ecovalia y la Fundación Juan Ramón Guillén, que se encargará de la elaboración del correspondiente proyecto para la consecución del objetivo.

Inicialmente serán estas cuatro entidades las que integrarán la comisión técnica, pero los promotores de la iniciativa pretenden que a ella se sumen tanto la Junta de Andalucía como las Diputaciones de las cinco provincias implicadas en esta idea, según ha explicado Francisco Reyes en la rueda de prensa en la que ha dado a conocer este proyecto junto al rector de la UJA, Manuel Parras; el presidente de la Fundación Ecovalia, Francisco Casero, y Juan Ramón Guillén, presidente de la fundación que lleva su nombre.

La rueda de prensa se ha celebrado después de que ellos cuatro hayan mantenido una reunión para abordar "un tema al que llevan un tiempo dando vueltas", según ha confirmado el presidente de la Diputación jiennense, para quien esta posible declaración es una iniciativa "importante para Andalucía", ya que "hablar de olivar es hablar de economía, de cultura, de una manera de ser", según ha subrayado.

Entre los primeros hitos de la "hoja de ruta" que se han trazado los promotores de esta idea figura contactar con la Junta de Andalucía para presentarle y buscar su respaldo a este "importante proyecto", en el que hay que caminar "sin prisas pero sin pausas", según Reyes, que ha precisado que el segundo paso debe consistir en la "delimitación física del espacio" que se quiere que la Unesco considere paisaje cultural Patrimonio de la Humanidad, distintivo del que ya gozan territorios de España como el Palmeral de Elche o Aranjuez, según ha indicado.

De forma gráfica, el presidente de la Diputación ha explicado que el espacio que debería quedar incluido en este proyecto debería ser "aquel que una ardilla pueda recorrer de un olivo a otro sin pisar el suelo". Además, Reyes ha confirmado que se va a poner en contacto con las diputaciones de Sevilla, Córdoba, Granada y Málaga para buscar su implicación en este proyecto, en el que también se pretende integrar a las universidades de esas provincias.

JAÉN, "EJE CENTRAL"

En ese sentido, el presidente de Ecovalia, Francisco Casero, ha subrayado que se va a realizar un "esfuerzo por integrar al máximo de la sociedad andaluza" en esta iniciativa, para que ésta sea "fruto" de la misma, si bien Jaén debe ser el "eje central" del proyecto desde su condición de "centro del olivar mundial".

Casero ha resaltado que el olivar "forma parte de nuestra vida diaria", de ahí que considere que "merece la pena iniciar este esfuerzo" que, en su opinión, favorecerá que se tenga una mayor "conciencia de mantenimiento de este territorio".

Por su parte, el rector de la UJA, Manuel Parras, ha enmarcado este proyecto en el momento actual que se vive de "incremento de la demanda de aceite de oliva en el mundo", que está determinando que la gente que lo consume quiera "saber de dónde viene ese producto, quién está detrás".

En ese sentido, ha avanzado que la Universidad de Jaén va a "poner toda la carne en el asador para elaborar un buen expediente" que permita el logro de esa "marca singular" para el territorio andaluz en general y jiennense en particular.

Por último, Juan Ramón Guillén, ha explicado que la idea de promover este expediente le surgió al observar en el transcurso de sus viajes por el mundo "la acogida que tiene el aceite de oliva" en el extranjero, lo que le da pie a pensar que es interesante que quienes demandan el producto "sepan de dónde sale" y conozcan esos territorios, lo cual, según ha señalado, puede contribuir a "generar dinero", ya que "el turista que no conoce Europa se dirige adonde le indican que hay Patrimonio de la Humanidad, que hay algo especial", según ha concluido.