Miguel Ríos se despide de los escenarios porque cantar requiere "muchísima energía"

Miguel Ríos En El Hotel Mérida Palace De La Capital Extremeña
EUROPA PRESS
Actualizado 28/04/2011 16:40:25 CET

Apunta que "no es descartable" que en un futuro salga un libro con sus memorias

MÉRIDA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

Miguel Ríos ha asegurado este jueves, en Mérida, que deja de cantar porque su oficio requiere "muchísima energía" y sabe que ésta "va a dejar de existir en un momento determinado" si sigue actuando sin una fecha de despedida, así como que no le gustaría "dejar una mala imagen en el escenario".

El padre del rock español ha presentado, en rueda de prensa, el concierto que abrirá su gira de despedida de los escenarios, titulada '¡Bye Bye Ríos Rock Hasta el Final!', este sábado, a las 21,30 horas, en el Teatro Romano de Mérida, actuación que para él tiene "el mismo valor" que su primer concierto.

El cantante granadino ha señalado que el momento presente es "el que cuenta" y que ha trabajado "muchísimo" para "dignificar el rock o por lo menos intentar colocarlo a la altura de cualquier otra de las músicas que la gente elige".

"Sería un flaco favor a esa militancia rockera el que yo por querer seguir en el machito, viviendo esa experiencia maravillosa que es recibir los aplausos del público, traicionara un poco el 'abc' de mi profesión, que es energía, que es fuerza. Entonces creo que es mucho mejor eso de una despedida a tiempo es una victoria, lo creo firmemente", ha dicho.

Miguel Ríos ha añadido que de su carrera musical se llevará una "alforja llena de bellísimos recuerdos" que le servirán para explicarse a sí mismo su propia vida, pero "no desde el prisma de la nostalgia", sentimiento que, a su juicio, "lastra un poco al ser humano", sino desde la memoria, que "es una cosa muy noble".

Al respecto, ha explicado que ha vivido una vida "un poco veloz, a salto de mata", en la que ha intentado "cautivar a la gente con mucho más ahínco" que cautivarse o cultivarse a sí mismo, y que ha intentado "por todos los medios" que la gente le aceptase y le eligiera antes que "vivir las cosas más pequeñas, las distancias más cortas".

"Creo que si la vida me lo permite me voy a dar el gusto de, a partir de ahora, cultivarme a mí, tener más tiempo para mí, para disfrutar lo que he vivido, porque muchas veces era tal la velocidad que no te da tiempo a disfrutar", afirma.

También ha señalado que el "miedo" y el "respeto" a una actuación, "todos los escenarios tienen ese poder de temblequearte un poco", impide en muchas ocasiones "vivir ese momento" y que, sin embargo, "recordarlo y escribirlo", que es lo que dice que le gustaría hacer, "puede tener una segunda vuelta".

De esta manera, el intérprete de 'Bienvenidos' y el 'Himno de la Alegría' ha adelantado que "no es descartable" que en un futuro, no sabe si "muy lejano o a medio plazo", saliera un libro de memorias o un simple anecdotario, ya que ha desvelado que lleva "bastante tiempo" escribiendo, recogiendo anécdotas y recopilando emociones.

UN REPASO POR SU TRABAJO

Preguntado por los temas que interpretará el sábado, Miguel Ríos ha explicado que el concierto está diseñado como un repaso "bastante significativo" a su trabajo al ser un concierto de despedida, único en Extremadura "en lo que queda de año", por lo que se van a rescatar canciones que "no cantaba hace mucho tiempo".

En dicho repaso estará 'El Río', canción que se había caído de su repertorio y canciones también de los 70, como 'Un caballo llamado muerte', que hicieron que pudiera elaborar discos después como 'Rocanrol Bumerang', 'Extraños en el Escaparate' y el 'Rock & Ríos', de los que también cantará algunos temas.

De los discos más recientes, Ríos y su banda harán un pequeño repaso por un disco que considera "fundamental" en su evolución como compositor y músico, 'La Encrucijada', y también por el trabajo que llevó su nombre, con temas como 'Raquel es un burdel', así como por algunos blues del disco '60mp3'.

Quien ha dado innumerables veces la bienvenida "a los hijos del rock'n'roll" ha asegurado que "siempre hay un poco de pena" al decir 'adiós' y despedirse "en cierta forma" de un oficio que "tanto" le ha dado, por lo que dice estar sintiendo "alguna connotación tipo sentimental más aguda que en los conciertos normales".

Por otra parte, ha señalado que sabe "el valor cultural, emocional y patrimonial" que tiene el Teatro Romano de Mérida, por lo que cuando decidieron diseñar la gira de este "fin de trayecto" para 2011, fecha en que se cumplen 50 años desde que comenzó a grabar discos, y se les planteó empezar en la capital extremeña, le pareció "una oferta irrechazable".

Ríos ha calificado el Teatro Romano como un factor "importantísimo" de comunicación entre la ciudadanía, que a su juicio "fue para lo que se creó", y como un "instrumento" que tiene el valor de haber aguantado a una serie de civilizaciones que han pasado desde su puesta en pie hasta la actualidad, y la "barbarie del mal gusto, de la especulación y del deseo de destruir todo lo anterior".

"Estoy convencido de que nuestro concierto va a tener la dignidad que el sitio requiere, porque nosotros admiramos mucho más a la gente que a las piedras. Mantenemos esa llama viva del deseo de hacer un espectáculo que esté a la altura del local que lo contiene", ha dicho.

"AÚN QUEDAN ENTRADAS"

Durante la rueda de prensa, el concejal de Juventud del Ayuntamiento de Mérida, Roberto Olivera, ha apuntado que "sólo por Internet" se han vendido 500 localidades a gente de fuera de Extremadura, como Móstoles San Sebastián o Bilbao, y que "aún quedan entradas", que tienen un precio de 45 y 60 euros.

Olivera ha concretado que los puntos de venta son en Mérida la Brasería Los Duendes y el pub Cine+Rock, y en Badajoz las Tiendas Tipo y la Sala Mercantil, así como que también se pueden adquirir a través del portal Ticketmaster.com.

Además, ha señalado que según las previsiones de los expertos consultados "no va a llover el sábado" y el concierto podrá realizarse "sin ningún tipo de problema" en el Teatro Romano.

Por su parte, el alcalde de Mérida, Ángel Calle, ha resaltado que esta cita va a ser una "noche mágica" para la ciudad, así como que el Teatro Romano es un escenario en el que "tiemblan las piernas" y que "a los buenos los hace muy buenos, y a los malos los hace muy malos", y ha dicho a Ríos que la ciudad le acoge como si le hubieran "parido" en ella.