Las obras del Museo Taurino podrían estar finalizadas en un mes

Actualizado 04/03/2011 18:46:47 CET

CÓRDOBA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña (IU), ha informado de que las obras de rehabilitación del Museo Taurino se encuentran al 90 por ciento y en el plazo de un mes podrían estar finalizadas.

En declaraciones a los periodistas, ha informado de que actualmente se está actuando en la segunda fase de intervención de este inmueble en el que ya se han rehabilitado las cubiertas y se ha reforzado la estructura principal.

Ahora, las labores de reforma se están centrando en las solerías, cierres y artesonado. El regidor municipal ha manifestado que el museo volverá a abrir sus puertas a lo largo de este año, una vez que se complete con el mobiliario y las piezas de su propiedad.

El proyecto de rehabilitación contempla todos los trabajos de revestimiento, carpintería, terminaciones y todas las instalaciones necesarias para llevar a cabo la completa ejecución del edificio. En concreto, el proyecto de obras abarca "un tratamiento especial para la restauración de los artesonados del techo y la rehabilitación de las columnas de piedra en el patio principal y en el de entrada".

Así, en cuanto a los artesonados, se están limpiando mediante un sistema de chorro de arena por microabrasímetro, se elimina todos los elementos ajenos a la madera, se sellan heridas y se sanean las partes deterioradas mediante reposiciones con resinas. Además, en las columnas de los patios se usan morteros y resinas especiales de integración fijadas con varillas de fibra de vidrio.

Por otra parte, los trabajos consisten en restaurar y conservar los singulares azulejos del patio de entrada, mediante la reposición de piezas, restauración de las dañadas y un tratamiento final para recuperar su tonalidad y satinado original. Además, se prevé la climatización de todo el inmueble, un nuevo sistema eléctrico, fontanería y ascensores.

El Museo Taurino se localiza en un histórico edificio de la Plaza de Maimónides también conocido como Casa de las Bulas. El inmueble, del siglo XVI, formó parte del patrimonio del mayorazgo de la familia de los Góngora, antes de pasar a manos de la Iglesia. En 1954, se integró dentro del patrimonio municipal y abrió sus puertas como Museo Taurino.