La UPO inaugurará nueva sede en el antiguo centro Cajasol de Laraña para uso principalmente cultural

Panorámica de la Universidad Pablo de Olavide
Universidad Pablo de Olavide - Archivo
Publicado 01/03/2018 16:20:28CET

SEVILLA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla se encuentra a expensas de finalizar las labores relacionadas con el equipamiento interno para inaugurar de manera oficial --pretende hacerlo tras la Feria de Abril-- una nueva sede en la capital hispalense, vinculada sobre todo a la idea de "impacto" y visibilidad en el casco histórico de la ciudad, donde llevar a cabo actividades de extensión universitaria como expresiones artísticas, conferencias, exposiciones o congresos, con un uso principalmente cultural e incluso, de manera puntual y con las limitaciones propias del espacio, de investigación académica.

El rector de la UPO, Vicente Guzmán, ha explicado en este sentido a Europa Press que el espacio elegido es el antiguo centro cultural de la Fundación Cajasol, ubicado en la calle Laraña, tras una negociación que ha implicado tanto a la propia fundación como al Ayuntamiento de Sevilla, en una suerte de "combinación de la iniciativa pública y privada".

Dicha sede no acaparará el espacio entero --que también ocupan dependencias del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS)--, sino que se localizará en la primera planta del edificio. Ello se ha materializado mediante la firma de un convenio de cesión de espacios en el que, según ha precisado Guzmán, el beneficio es "mutuo".

Con este enclave se cumpliría así uno de los objetivos que la Olavide ha perseguido durante años, enmarcado en una estrategia de tener presencia en la ciudad y, sobre todo, en el centro de la misma mediante una penetración "modesta" pero muy planificada.

De hecho, desde el Vicerrectorado de Estrategia, Empleabilidad y Emprendimiento, que ha encabezado las negociaciones por la sede académica --las mismas se remontan a la época del popular Juan Ignacio Zoido como alcalde, aunque las conversaciones se han rematado bajo el mandato del socialista Juan Espadas--, se ha explicado que ya se había llevado a cabo una inspección ocular de algunas sedes que, no obstante, la universidad declinó en tanto que suponía cohabitar con otras entidades.

"IMPACTO" EN EL CENTRO BAJO UN USO DE RECURSOS "RESPONSABLE"

El convenio, así, crea un marco de colaboración con Cajasol en relación con las actividades a realizar, en la medida en que las mismas puedan ser compatibles con las organizadas por el propio Consistorio, en quien recayó la gestión de una parte de estos usos.

"El objetivo principal era situar esta acción en un espacio lo más cercano posible al centro, para que ese impacto pueda ser más fuerte al realizar actividades de este tipo", sostiene el rector de la Pablo de Olavide, que cita posibilidades como teatro, actuaciones de flamenco o conferencias, las cuales "cuesta trabajo hacer llegar a la gente si se hacen en nuestro campus, mientras que aquí podrían penetrar mejor con una programación con continuidad".

El espacio también podría permitir celebrar una actividad de investigación y formativa, aunque "serían aspectos muy estudiados y más puntuales", según Guzmán. Por otro lado, el emplazamiento acogería la sede permanente del Consejo Social de la UPO.

Todo ello, añade el rector, desde un uso "responsable" de los recursos actuales y con la posibilidad de que, con el paso del tiempo, la sede se vaya ampliando o se añadan espacios nuevos.

No es la primera vez que la Olavide establece sedes permanentes en localizaciones más allá de las de su propio campus, pues hace tiempo ya se instauró un enclave en la casa-palacio de Briones de Carmona (Sevilla), que acoge los cursos de verano de la institución.