Vendidas el 72% de las entradas para el concierto de Loquillo de este viernes en la Sala Habana

El músico Loquillo
INFORPRESS/JAUME FARRÈ MARTÌNEZ
Actualizado 04/03/2011 7:02:31 CET

HUELVA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El cantante Loquillo llega este viernes a Huelva para presentar su gira 30 Aniversario 1980-2010 en la Sala Habana Música de la capital a partir de las 22,00 horas, y ya ha vendido el 72 por ciento de las entradas, según han informado a Europa Press desde la productora Antípodas, encargada de la contratación y promoción de los espectáculos del artista.

De este modo, por el momento se han vendido unas 650 entradas aproximadamente, lo que supone el 72 por ciento del aforo de la sala, habilitada para acoger a unas 900 personas.

Pese a que la apertura del local se realizará una hora antes, el concierto comenzará a las 20,00 horas y se espera una buena acogida de público y que aumente el número de entradas a lo largo de este jueves y el propio viernes.

Los interesados en esta cita con el rock pueden comprar las entradas en la Red Ticketmaster por anticipado por un precio de 24 euros, mientras que en taquilla costarán 27.

Con ocasión de la gira conmemorativa del 30 Aniversario, Loquillo ha retomado un buen ramillete de canciones que hace años que no se escuchan en sus conciertos. Se trata de una ocasión "inmejorable" para rememorar algunas de las canciones que han marcado la carrera del artista y que forman parte ya de lo mejor de la historia de rock español.

Canciones como 'Cadillac solitario', 'Rock&roll star', 'Rompeolas' o 'El ritmo del garaje', y muchas más, completan un espectáculo de rock&roll de casi dos horas de duración que apenas da respiro al público.

José María Sanz (Barcelona, 1960), conocido como Loquillo desde que a finales de 1980 entrara a un estudio de grabación para registrar su primer álbum ('Los tiempos están cambiando'), que editado un año después serviría para situar a su autor en el mapa musical, no sólo por sus dos metros de altura y el enorme tupé, sino por esas urgentes canciones que tirando del rock and roll clásico se encontraban con el punk y el rock contemporáneo. No obstante, sería con su siguiente trabajo, El ritmo del garaje (1983), primer disco junto a su grupo, los Trogloditas, cuando Loquillo, en plena explosión de la Movida madrileña, marcaría un punto y aparte.

Lo suyo era rock de primera y aquel muchacho que lideraba a una banda de salvajes, había llegado a esto del rock para quedarse. Canciones como 'Cadillac solitario' o 'El ritmo del garage', comenzaron a trazar la leyenda mientras se fijaban en la memoria colectiva.