Catedrático asegura que los fosfoyesos de Huelva “son los depósitos más estudiados del mundo”

Publicado 13/07/2018 13:13:41CET

LA RÁBIDA (HUELVA), 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El catedrático del Departamento de Física Avanzada de la Universidad de Huelva Juan Pedro Bolívar ha asegurado durante su intervención en el encuentro 'Fosfoyesos: de su evaluación ambiental como residuo a su revalorización como recurso' dentro de los cursos de verano de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en su sede de La Rábida que los fosfoyesos de Huelva son "los más estudiados del mundo".

Sobre las aplicaciones que pueden tener estos residuos, ha explicado que hay que ver los límites que hay que establecer por ser radioactivos, lo que provoca que de entrada "ninguna empresas los quiere usar, aunque tiene muchas aplicaciones, ya que es equivalente al yeso natural".

En cuanto a las posibles aplicaciones de los fosfoyesos como recurso, el ponente ha destacado su uso en agricultura, especialmente para la recuperación de suelos salinos; en cemento, aún no empleado en España pero sí en países; en carreteras o para ladrillos.

En referencia al control que se tiene que dar desde el punto radiológico, ha destacado que "el fosfoyeso es un material NORM --Material Radioactivo de Origen Natural--, y al entrar en esa categoría, hay que tener en cuenta ese aspecto al igual que se toma en cuenta el arsénico a la hora de beber agua".

Por otro lado, el catedrático ha afirmado que son "una materia prima potencial" y que, sobre el tema de la evaluación radiológica, "ya se han hecho varias y el asunto está zanjado", por lo que solo queda "un problema en la restauración de forma que se pueda evitar el impacto ambiental".

En este sentido, el experto ha contado que hay un cambio relevante en los materiales de construcción porque "se usan muchos residuos que funcionan bien para hacer cemento", si bien advierte de que "hay cementos que se utilizan para hacer casas, por ejemplo, que pueden dar problemas debido a la radiación natural".

Asimismo, ha destacado que se hizo un plan corrector en el que hubo consenso con los sindicatos, la industria, los ecologistas y más colectivos, aunque "fue el PSOE el que lideró la iniciativa" y gracias a ello se ha conseguido una "sensibilización real del problema ambiental" que había con las balsas de fosfoyesos.