Comienza este miércoles el juicio contra los acusados de torturar y asesinar a un enfermo mental

Audiencia Provincial  de Huelva
EP
Actualizado 20/10/2010 8:23:00 CET

La Fiscalía pide más de 115 años de cárcel para los tres imputados

HUELVA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Huelva acoge a partir de este miércoles el juicio contra los tres imputados por torturar, robar y asesinar a un vecino de 47 años de edad y enfermo de esquizofrenia de Almonte (Huelva).

Los tres detenidos, cuyas identidades responden a las iniciales J.J.P.D, A.M.R.M., y M.A.T.R., se sentarán este miércoles en el banquillo de los acusados por un delito de allanamiento de morada, asesinato, un delito contra la integridad moral, lesiones, detención ilegal y robo con violencia e intimidación, según reza el escrito del Ministerio fiscal, al que tuvo acceso Europa Press.

De este modo, la Fiscalía solicita más de 115 años de prisión para los tres acusados, es decir, entre 37 y 39 para cada uno, por los delitos antes citados.

En el escrito se explica que los tres acusados entre los días 5 y 8 de mayo de 2008, tras golpear a la víctima, M.G.D, "lo subieron a la fuerza a un cuarto trastero, sito en la azotea, y una vez allí, lo ataron de pies y manos, lo amordazaron y acto seguido cerraron la puerta de la estancia con llave", causándole con ello la muerte por estrangulamiento y sofocación.

El cadáver fue descubierto por el padre del fallecido el 28 de mayo de 2008 en el mismo lugar y en avanzado estado de descomposición.

Además, el día 25 de abril de 2008 los procesados se hicieron con la tarjeta bancaria de la víctima "con ánimo de ilícito beneficio y bajo la necesidad parcial de satisfacer su adición a las drogas tóxicas", y se apoderaron de su pensión de 598 euros, hecho que se repitió también en el mes de mayo, que "volvieron a hacerse con 560 euros procedentes de la pensión", que aún percibía el fallecido.

Los tres imputados residían junto al fallecido en la calle Triano de Almonte, finca propiedad del padre de la víctima, donde supuestamente "consumían drogas y entraban numerosos toxicómanos", anulando la voluntad del morador inicial y víctima, que "fue objeto de golpes y encierros".

M.A.T.R se fue a vivir con el fallecido más tarde que los dos primeros, pero "ya acudía al domicilio a consumir droga", y comenzó a "participar en los encierros y trato vejatorio" a la víctima.