Ayuntamiento baja un 40% el consumo de energía eléctrica y ahorra unos 6.450 euros al mes con el Plan Energético

Actualizado 13/10/2008 14:19:37 CET

HUELVA, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de la capital onubense ha conseguido reducir un 40 por ciento el consumo de energía eléctrica --aproximadamente 6.400 Kwh/mes-- y ahorrar 6.450 euros al mes con la implantación el pasado mes de julio del Plan de Ahorro Energético, puesto en marcha para reducir los consumos energéticos, la racionalización del consumo, la eficiencia energética y la reducción de los costes energéticos.

Según los datos facilitados por el Consistorio a Europa Press, la primera medida ya tomada, de la que ya se han notado los resultados, fue la sustitución de 142 luminarias tipo globo con lámpara de vapor de mercurio de 250 voltios por farol con óptica reflectora cerrada y lámpara de vapor de sodio con halogenuros de 150 voltios, con la que se ha reducido el gasto en 1.450 euros al mes.

Además, las modificaciones de los horarios de encendido y apagado en fuentes ornamentales, reduciendo dos horas diarias de funcionamiento, ha logrando un posible ahorro energético de hasta el 13 por ciento, una medida que se tomará en la iluminación de los monumentos, y que ha logrado un ahorro energético de unos 21.300 Kwh/mes y una disminución del gasto de 4.250 euros al mes.

Por otro lado, el cambio de 75 puntos de luz con lámpara de vapor de mercurio de 250 voltios por nuevas luminarias con óptica reflectora cerrada y lámpara de vapor de sodio con halogenuros de 150 voltios ha significado un descenso del 40 por ciento de la energía consumida (unos 2.850 Kwh al mes), lo que supone un ahorro económico en la facturación de aproximadamente 750 euros al mes.

Así, el Consistorio tiene previsto poner en marcha un mantenimiento programado de los puntos de luz, con reposición y limpieza programada de las lámparas y luminarias, junto con sustitución de condensadores para disminución de penalización por consumo de reactiva, una medida que tiene una duración prevista de ejecución de cuatro años para toda la ciudad y que hasta la fecha se ejecutó un 10 por ciento.

Con esta actuación se logra una mejora en los niveles de iluminación de hasta el 35 por ciento, según explicó el Ayuntamiento, "con lo que si los niveles son elevados, se puede plantear una reducción de potencia, con el siguiente ahorro energético".

Además, se realizará un inventario de las instalaciones, necesario para un perfecto conocimiento de las mismas, hacer un análisis, para aplicar las medidas correctas y su gestión, una actividad que tiene un periodo de ejecución de un año y que está ejecutado el 60 por cuento.

Por otro lado, el plan de ahorro contempla la medición con luxómetro registrador de todas las calles de la ciudad, para optimizar rendimientos lumínicos y obtener ahorro energético, algo que se ha hecho ya en el 20 por ciento de ellas.

El análisis de modificaciones en las tarifas eléctricas también está incluido en este plan puesto en marcha por el área de Infraestructuras, mediante el que, con la utilización de las nuevas tarifas para alumbrado público de discriminación horario con maximetro, se podrían lograr ahorros en la facturación de hasta el 25 por ciento en algunos consumos y está previsto que "en breve se realice una propuesta de modificación tarifaria".

Además, se instalarán nuevos relojes astronómicos para la mejora del control de encendido y apagado del alumbrado y fuentes ornamentales.

PRÓXIMAS ACCIONES Y EL EJEMPLO DEL BARRIO OBRERO

Está prevista la instalación de cinco reguladores-estabilizadores de tensión, "que, reduciendo en flujo luminoso en horas de madrugada y estabilizando la tensión, logran ahorros energéticos de hasta el 30 por ciento". El Ayuntamiento tiene previsto ponerlas en marcha en la Avenida Italia, Avenida Sundheim, Barrio Obrero y Avenida de Andalucía.

Prevé la sustitución de luminarias esféricas de alta contaminación lumínica por otras de mayor rendimiento energético y menor contaminación, para poder reducir potencia, pero manteniendo los niveles de iluminación; el cambio de lámparas de vapor de mercurio por lámparas de vapor de sodio de alta presión que, con un ahorro en potencia del 40 por ciento, se pueden mantener los mismos niveles de iluminación y sustitución de faroles clásicos abiertos, por nuevos faroles cerrados con óptica reflectora para mejorar la eficiencia energética.

En el Barrio Obrero durante el mes de agosto y septiembre pasados se llevó a cabo una renovación completa del alumbrado público. En primer lugar, se sustituyeron todas las farolas de la barriada, un total de 126 luminarias tipo globo, con lámparas de vapor de mercurio de 250 voltios, que se cambiaron por farolas tipo farol, con óptica reflectora cerrada y bombilla de vapor de sodio.

Las farolas esféricas, tipo globo, "provocan alta contaminación lumínica y son poco eficientes porque se oscurecen, amarillean, se rompen y son objeto de actos vandálicos, por ello, en este caso se han sustituido por faroles que, manteniendo la estética obligada en el Barrio Obrero, tienen mayor rendimiento energético y menor contaminación, por lo que se consigue reducir potencia, pero manteniendo y en este caso, incrementando, los niveles de iluminación".

En cuanto al cambio de bombillas de vapor de mercurio por bombillas de vapor de sodio de alta presión, "se puede lograr un ahorro en potencia del 40 por ciento, manteniendo los mismos niveles de iluminación". En concreto, el análisis realizado con el luxómetro registrador en las calles del Barrio Obrero "desveló unos niveles medios de iluminación de cinco lux, por lo que con estas modificaciones se obtiene una mejora considerable en los niveles de iluminación, estimándose por cálculos, unos valores medios de 20 lux, lo que supone un incremento en cuando nivel medio de iluminación del 400 por ciento".

Por su parte, con el cambio de bombillas se obtiene "un ahorro en potencia del 40 por ciento y al instalar el regulador se alcanza un ahorro de consumo estimado del 20 por ciento sobre el anterior".

Con todas estas medidas se podrían llegar a obtener ahorros próximos al 50 por ciento, sin embargo, el Ayuntamiento de Huelva "ha optado por aprovechar la actuación para mejorar considerablemente los niveles de iluminación, al considerar que se trata de un espacio protegido como zona B.I.C. en el que se encuentran dos componentes fundamentales para su posible función turística, el estético, ya que el barrio se encuentra en perfecto estado de conservación y mantiene su sabor, y el de contenidos, ya que sirve para mostrar un momento histórico muy importante para la ciudad".

A partir de la próxima semana, el Ayuntamiento de Huelva reducirá el flujo luminoso, de dos a seis de la madrugada, en la Avenida de Andalucía, donde va a instalar reguladores - estabilizadores de tensión, unos aparatos que consiguen reducir el flujo luminoso en horas de madrugada, estabilizando la tensión, para alcanzar ahorros energéticos de hasta el 30 por ciento.

Por ello, la próxima semana comenzarán las labores para sustituir las bombillas de las más de cien farolas ubicadas desde la rotonda de Bomberos a la calle San Sebastián. Concretamente, son las 60 farolas de 3,5 metros de altura existentes en el bulevar central, en la zona ajardinada y las más de 50 de entre 11 y 12 metros de altura que hay actualmente en el exterior, a pie de calzada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies