Ex mineros niegan que estuvieran manipulados por el PP en el encierro que protagonizaron ayer en Empleo

Actualizado 02/02/2006 20:12:10 CET

HUELVA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El colectivo de ex mineros recolocables de Minas de Riotinto (Huelva) aseguró hoy que "no estuvieron manipulados por nadie ni por el PP" en el encierro que protagonizaron ayer en la Delegación de Empleo en protesta por los "incumplimientos" de la Junta en relación al plan de formación que debían haber comenzado ayer.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz del colectivo, Miguel Angel Vázquez, que la protesta estuvo organizada por el grupo de 40 ex mineros afiliados a UGT y CC.OO. y que pidieron "ayuda" al presidente del PP, Pedro Rodríguez, al coordinador de IU en Huelva, Pedro Jiménez, y al portavoz de Giner en Nerva, Domingo Domínguez, ante la "radicalización de las represiones policiales".

En este sentido, agradeció a los representantes de estas formaciones que "mediaran para que frenara la contundencia policial y evitaran la respuesta que nos hubiéramos visto obligados a dar".

Por ello, lamentó las declaraciones del secretario general del PSOE de Huelva, Javier Barrero, y las del alcalde de Nerva, Eduardo Muñoz, del que destacaron que "aún no se ha pronunciado sobre nuestra problemática con la empresa Mecanizados Nerva".

También rechazó las declaraciones del delegado de Empleo de la Junta, Juan Márquez, en las que aseguraba que "era un problema menor de un grupo de 40 ex mineros" y aseguró que, "si se les ofrece el puesto de trabajo que se nos pretende al resto de los mineros que se acogen a otros cursos de formación, lo rechazarían igual que nosotros".

Vázquez insistió en que el colectivo "quiere hacer el curso de formación de cuatro meses que se contempla en el acuerdo, pero no quiere hacerlo en Mecanizados Nerva porque sería una encerrona para después tener que aceptar un puesto de trabajo en esta empresa que no ofrece garantías".

En este sentido, relató que esta empresa comenzó un curso de formación que "ilusionó a muchos jóvenes de la zona y para el que incluso tenía lista de espera porque lo solicitaron más de las 40 personas que cabían, y de las que sólo quedan ocho porque han tenido problemas con el empresario".

Por ello, consideró que la Junta "pretende que entremos nosotros en el curso para que el empresario no pierda la subvención al contratar a 20 personas, como se nos va a ofrecer a nosotros cuando terminemos el curso".