Incautados en Ayamonte 110 kilos de productos pesqueros no aptos para su comercialización

GUARDIA CIVIL
Actualizado 11/04/2018 12:15:44 CET

AYAMONTE (HUELVA), 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de Huelva ha intervenido en Ayamonte (Huelva) un total de 90 kilos de merluza inmadura (Merluccidaes-Merluzas) que no presentaba la talla mínima para su comercio, así como otros 20 kilos de longuerones (Ensis arcuatus-Navaja) sin su respectivo etiquetado, ya que esta especie se encuentra actualmente en plena veda pesquera, por lo que su captura y comercio no están permitidas.

Según detalla el Instituto Armado en una nota de prensa, la intervención se produjo la madrugada del pasado 6 de abril tras tenerse conocimiento del posible traslado de pescado inmaduro en una furgoneta que abandonaba el puerto pesquero de Ayamonte.

De este modo, la furgoneta fue interceptada por los agentes de la Guardia Civil, localizándose entre su carga dos partidas de productos pesqueros frescos, que carecían del correspondiente etiquetado.

Por ello, dieron aviso a los servicios de Inspección Pesquera de la Junta de Andalucía en Huelva, que comprobaron los pesos y las tallas de los ejemplares y acreditaron que se trataba de merluza inmadura así como de longuerones, una especie en plena veda pesquera, por lo que levantaron las correspondientes acta de aprehensión.

En total, se han incautado 110 kilos de productos frescos no aptos para su comercio, que fueron depositados en una cámara frigorífica para su entrega al Banco de Alimentos.

La captura y comercialización de pescado inmaduro, como la de especies en veda pesquera, están prohibidas ya que además de causar un grave perjuicio contra el medioambiente, al no permitir la reproducción de las especies, es peligroso para la salud pública al no pasar ningún tipo de control sanitario.

Así las cosas, a esa persona, que contaba ya con un gran número de infracciones administrativas por los mismos hechos, además de retirarle la mercancía, se le levantaron dos actas de denuncia, las cuales podrán derivar en sanciones de más de 70.000 euros.