Las obras de acondicionamiento de la A-475 entre Calañas y Tharsis finalizarán antes de final de año

Actualizado 19/09/2010 15:55:51 CET

HUELVA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las obras de acondicionamiento que la Consejería de Obras Públicas y Vivienda de Huelva está ejecutando en la carretera A-475, en su tramo entre Calañas (A-496) y la intersección de Tharsis (A-495), finalizarán, según las previsiones, antes de final de año. La actuación, que cuenta con una inversión total de 6,8 millones de euros, ha alcanzado ya el 90 por ciento de ejecución.

El delegado de Obras Públicas y Vivienda en Huelva, Gabriel Cruz, acompañado por la alcaldesa de Villanueva de las Cruces, Ana María Capilla, ha examinado la evolución de los trabajos de construcción del nuevo puente sobre el río Oraque incluido en el proyecto.

El nuevo viaducto, de mayor capacidad que el antiguo puente compuesto por un solo carril, tiene una longitud de 71 metros en tres vanos, teniendo el principal una luz de 35 metros. La anchura del tablero es de 11 metros y está formado por dos vigas artesas prefabricadas.

Al igual que el resto de la actuación, esta infraestructura se encuentra en la fase final de ejecución, pendiente de que se extienda la capa de hormigón armado y la capa de rodadura en el tablero del puente, así como que se finalicen los entronques con la carretera.

En cuanto a las obras de acondicionamiento de la carretera, en la actualidad se están desarrollando los trabajos para finalizar la señalización horizontal y la glorieta de conexión con la A-495 que conecta con Tharsis, así como la mejora de la travesía de Villanueva de las Cruces.

Las obras consisten en la ampliación de la plataforma y el refuerzo del firme de un tramo de carretera de 22 kilómetros. Se trata de convertir una antigua carretera con una calzada de cinco metros de anchura, arcenes sin pavimentar y firme en mal estado, en una carretera con una sección de dos carriles de tres metros cada uno y arcenes de un metro a cada lado también pavimentados.

Así, la actuación permite aumentar claramente la seguridad vial del tramo, la comodidad de la rodadura y la velocidad de recorrido haciendo fundamentalmente dos operaciones: se pasa de una carretera con una calzada de cinco metros y arcenes sin pavimentar a una de dos carriles de tres metros más arcenes de un metro y se pasa de un antiguo firme compuesto por un simple tratamiento superficial de gravilla a un firme más moderno compuesto por dos capas de aglomerado asfáltico en caliente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies