Pacma anuncia acciones legales contra la batida de ciervos y muflones en la zona del incendio de La Granada

Incendio forestal en La Granada de Riotinto
EUROPA PRESS/INFOCA/Archivo
Publicado 17/01/2018 14:44:03CET

HUELVA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Pacma ha anunciado el inicio de acciones legales contra la Junta de Andalucía y el Gobierno central por "la masacre" de ciervos y muflones en la finca de monte público Dehesa Jarrama el pasado mes de diciembre, que se vio afectada por el incendio forestal del pasado mes de septiembre, entre los términos municipales de Zufre y La Granada de Riotinto (Huelva).

En un comunicado, Pacma ha dejado claro que actuarán con "contundencia ante las terribles monterías llevadas a cabo en la citada finca", que ya se han cobrado la vida, según la formación política, "de entre 150 y 300 animales".

Por ello, ha anunciado que presentarán una denuncia ante la Junta de Andalucía por la posible vulneración de la normativa vigente en la autorización de estas monterías, así como que denunciarán a España ante la Comisión Europea por "la nefasta gestión de los montes públicos y zonas protegidas europeas, que es llevada a cabo por la Administración autonómica andaluza".

Del mismo modo, solicitan con carácter de urgencia la suspensión cautelar de las monterías "previstas para los próximos días", según señalan desde la organización, desde donde insisten en que "la masacre de ciervos y muflones en Huelva es parte de un relato terrible de caza y violencia que no puede quedar impune".

"Se calcula que entre 150 y 300 animales, la mayoría hembras preñadas y crías, se encontraban en un coto de caza completamente vallado, y fueron atrapados por los cazadores que les dieron muerte", aseguran desde el Pacma.

"Pacma es el único partido que se opone sin miramientos a la caza y que ha propuesto prohibirla por ley al tratarse de una actividad violenta y que acaba con la vida de 30 millones de animales al año en España", han señalado. Al mismo tiempo, aseguran que trabajan "para evitar que monterías y rehalas como las denunciadas sean declaradas Bien de Interés Cultural por la Administración andaluza y otras comunidades autónomas".

A su juicio, aunque las federaciones y asociaciones de caza "pretendan definir estas terribles matanzas de animales como una costumbre que forma parte de nuestra cultura y que forma parte de los pueblos y de su paisaje", lo ocurrido en Huelva, insisten, es "prueba de que la caza en general y las monterías y las rehalas en particular, son actividades crueles y violentas, que en ningún caso deberían autorizarse y mucho menos pueden ni deben ser declaradas Bien de Interés Cultural por ninguna administración".