La provincia de Huelva acapara el 91% del pescado y marisco decomisado a nivel andaluz con 18.951 kilos desde enero

Pulpo incautado capturado en época de veda en Isla Cristina (Huelva).
EUROPA PRESS/GUARDIA CIVIL/Archivo
Publicado 29/10/2017 11:23:33CET

HUELVA, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los Servicios de Inspección Pesquera de la Junta de Andalucía han decomisado un total de 18.951 kilogramos de pescado y marisco en Huelva desde principios de año, en la mayoría de los casos por no alcanzar la talla reglamentaria, carecer de etiquetado o ser transportado sin documentación. Esta cantidad supone el 91 por ciento del total incautado a nivel andaluz, que ha alcanzado los 20.683 kilos.

Según los datos de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, recogidos por Europa Press, es el balance de las actuaciones contra el furtivismo desarrolladas en la provincia desde el mes de enero al 30 de septiembre por la Consejería, en colaboración con el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y la Policía Autonómica. En Huelva se han levantado 468 actas frente a las 2.702 a nivel andaluz.

A su vez, en verano, periodo en el que han aumentado las labores de control, se ha decomisado la mitad del total, 9.261 kilos, lo que ha supuesto un aumento de un 77 por ciento en relación al verano pasado cuando los kilos se fijaron en 2.128.

Según ha señalado el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Pedro Pascual Hernández, dentro de "la fuerte presión" que se ejerce sobre la pesca y el marisqueo ilegal, ha cobrado un especial protagonismo la persecución de la comercialización clandestina del pulpo.

De hecho, los primeros cinco meses del año se saldaron con la retirada del mercado de hasta 10.458 kilogramos --el 72,47 por ciento del total-- ajenos a la línea de trazabilidad de este molusco y la incautación de 651 alcatruces y 53 nasas --las artes utilizadas en esta pesquería--, siendo capturado de forma ilegal, sin que las personas que lo vendían pudiesen acreditar su origen mediante las correspondientes etiquetas de trazabilidad.

El pulpo, cuya talla mínima reglamentaria está establecida en un kilogramo de peso, se halla, en estos instantes, en uno de sus periodos de veda, que abarcan tanto a aguas exteriores como interiores y a la totalidad de las modalidades, fijados para garantizar la conservación de las poblaciones y la sostenibilidad de la actividad en el Golfo de Cádiz. El primero periodo se extiende desde el 1 de mayo hasta el 15 de junio y, el segundo, el actual, desde el 15 de septiembre hasta el 31 de octubre.

El delegado territorial ha reiterado, en este sentido, la importancia de la concienciación de toda la sociedad ante el grave problema del marisqueo ilegal, tanto para la sostenibilidad ambiental del caladero y de la propia actividad económica como para la salud pública.

Por ello, ha insistido en que la intensidad de los controles y la vigilancia por parte de los efectivos de Inspección Pesquera de la Junta "no bajará ni un ápice" hasta poner fin a una venta ilegal que pone en cuestión la rentabilidad, presente y futura, de un sector como el del pulpo, del que dependen, en el caladero del Golfo de Cádiz, 277 embarcaciones.

Entre el resto del pescado y marisco aprehendido destacan especies como la almeja japonesa, la merluza y la chirla, cuyo caladero estuvo cerrado hasta el pasado 30 de junio, después de que a principios de mayo la población de la chirla en el Golfo de Cádiz se encontrara ya al 60 por ciento de la biomasa necesaria para alcanzar el rendimiento máximo sostenible.