Señalan la antigua cárcel de Huelva como Lugar de Memoria de Andalucía y Valderas lo ve "de justicia"

 

Señalan la antigua cárcel de Huelva como Lugar de Memoria de Andalucía y Valderas lo ve "de justicia"

Señalan la antigua cárcel de Huelva como Lugar de Memoria de Andalucía.
EUROPA PRESS/JUNTA
Actualizado 07/12/2014 16:02:18 CET

HUELVA, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Junta y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, en el acto de señalización como Lugar de Memoria de Andalucía de la antigua cárcel de Huelva, ha señalado que "estos actos están cargados de justicia histórica".

"Nuestro objetivo como Gobierno andaluz con estos reconocimientos es construir una memoria colectiva que no daña, que nos reconcilia y que permite aspirar a un futuro construido sobre principios de verdad, reparación y dignificación", ha dicho Valderas.

Asimismo, ha añadido que con ellos se pretende "colectivamente" apelar al recuerdo pero también al compromiso activo de las generaciones presentes con los principios que "inspiran la democracia y el régimen de libertades". Ha recordado que "hace apenas cuatro décadas la sociedad española ponía fin a un periodo de oscuridad y dolor social provocado por una cruel dictadura militar". Sin embargo, el restablecimiento de los derechos civiles y políticos "no vino acompañado por un ejercicio global de afrontamiento de la historia reciente de nuestro país".

"Sólo a través del compromiso político y social expresado por familiares y organizaciones en conexión con los esfuerzos de unos poderes públicos conscientes de su responsabilidad hemos podido comenzar a construir un relato veraz, consecuente con nuestra historia que mira con madurez lo ocurrido para evitar su repetición", ha subrayado.

Asimismo, ha comentado que con éste son ya un centenar los Lugares de la Memoria señalados, "que vienen a reforzar los pilares de la democracia por las que miles de andaluces y andaluzas dieron su vida, siendo Andalucía casi la única comunidad autónoma que mantiene políticas dirigidas a este fin".

En este sentido, Valderas ha señalado que la Ley Andaluza de Memoria Democrática de Andalucía permitirá la construcción de un relato "veraz, reconocible" por el conjunto de la sociedad andaluza y consecuente con el compromiso democrático y de progreso de la Administración andaluza.

"La nueva norma situará a la comunidad en la vanguardia del cumplimiento con lo expresado por las organizaciones internacionales con el fin de que nuestra tierra sea un espacio rico en verdad, generoso en compromiso memorialista y eficaz en el cumplimiento de la Ley en materia de reparación", ha dicho. A su juicio, "ello permitirá que sean nuestros propios tribunales en coordinación con la justicia internacional quienes terminen de exigir las responsabilidades que antes ningún poder público se atrevió a reclamar".

Junto a este nuevo lugar de la memoria histórica, la Dirección general de Memoria Democrática sigue construyendo el mapa de la memoria en la provincia de Huelva, donde se sitúan 120 fosas del total de 620 existentes en toda Andalucía, a través del reconocimiento de espacios como los ubicados en La Palma del Condado, el Cementerio Viejo de Almonte, Isla de Saltés, la antigua aldea de El Membrillo Bajo (Zalamea la Real) o el muro del parque Moret de Huelva.

LUGARES DE MEMORIA HISTÓRICA

De acuerdo con el decreto regulador de esta figura, la consideración de un emplazamiento como Lugar de Memoria Histórica obliga a la Administración pública titular a garantizar su identificación, señalización, preservación y, en el caso de que experimente alguna transformación de importancia, a mantener una huella o registro permanente que sirva para recordar los hechos relacionados con el sitio. Cuando la propiedad es privada, la Junta fomenta la firma de acuerdos con las personas y entidades titulares.

Los Lugares de Memoria Histórica se inscriben en un catálogo específico de carácter público que contiene la documentación de cada emplazamiento y la adicional que se pueda generar y sea de utilidad para estudios e investigaciones.

La declaración, que corresponde al Consejo de Gobierno, conlleva un informe exhaustivo con documentación sobre el lugar, su evolución histórica y la narración de los hechos que motivan su reconocimiento con los datos sobre las personas e instituciones que se vieron involucradas realizado por un grupo de expertos. El inicio del procedimiento es competencia de la Dirección General de Memoria Democrática, dependiente de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales.

El proceso se prolonga durante seis meses y cuenta con el apoyo de un grupo de seis expertos, coordinados por la persona titular de la citada dirección general. Tres de ellos representan a las asociaciones y colectivos memorialistas de la comunidad autónoma y los otros tres al Consejo Andaluz de Universidades.

ANTIGUA CÁRCEL DE HUELVA

La antigua prisión de Huelva fue construida en 1930, y pasó a ser un destacado centro de la represión franquista durante los años de guerra y posguerra. La lealtad de la ciudad de Huelva al Gobierno republicano generó una ola de represión masiva contra el pueblo onubense por parte de las fuerzas golpistas mandadas por Queipo de Llano. Sólo el aislamiento de la provincia tras la caída de la columna minera en la Pañoleta que acudió en auxilio de Sevilla y la posterior caída de la capital andaluza pudieron hacer que el 29 de Julio Huelva fuera tomada por las tropas franquistas.

Tras estos sucesos comenzó una oleada de represión "sin precedentes" contra personas inocentes que eran asesinadas, encarceladas o torturadas por sus ideas políticas, su condición social o su orientación sexual. Por las celdas de esta cárcel pasaron decenas de miles de detenidos, en muchos casos como última parada antes de morir ante el pelotón de fusilamiento.

Cientos de reclusos fallecieron a consecuencia del hacinamiento, las deficientes condiciones higiénico-sanitarias y la pobre alimentación. Tan sólo entre el 29 de julio y el 31 de diciembre de 1936 se produjeron alrededor de 760 nuevos ingresos, fundamentalmente de reclusos de izquierdas procedentes de todo el país.

Entre finales de los años 60 y 1978, el centro penitenciario onubense se convirtió en la prisión en la que se internaba a los presos homosexuales castigados por la Ley de Vagos y Maleantes, una Ley que declaraba "en estado peligroso" al homosexual y que planteaba la cárcel como una rehabilitación. Allí se les sometía a trabajos forzados, palizas, humillaciones y prácticas pseudo médicas, como las descargas eléctricas, para curar lo que se consideraba una enfermedad.

La prisión fue catalogada como "centro especializado en la rehabilitación de homosexuales" (1968). Los condenados eran internados durante un periodo de entre cuatro meses y tres años para su reeducación. Se calcula que allí ingresaron unos 5.000 homosexuales, de ellos un millar en los años 70. El último encarcelado salió de este centro en 1976 (estuvo en funcionamiento hasta 1978). Ya en los años 90, tras la apertura de la prisión Huelva 2, el edificio fue abandonando y sólo quedó en uso un pequeño centro de régimen abierto en el módulo de entrada.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies