Fiscalía mantiene la pena de 127 años de cárcel a las 23 personas acusadas por presunto narcotráfico

Actualizado 24/02/2009 20:47:49 CET

HUELVA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Huelva acogió hoy la segunda parte del juicio contra 23 personas por un presunto delito de narcotráfico, para los que el ministerio fiscal mantiene sus calificaciones iniciales, es decir, una pena de prisión de 127 año, por presuntamente hacer llegar a la costa onubense un total de 4,9 toneladas de hachís en tres operaciones distintas, que fueron efectuadas en los meses de verano de 2002, por lo que el juicio queda visto para sentencia.

Fuentes cercanas al caso explicaron a Europa Press que hoy ha tenido lugar la presentación de los informes finales de las partes, tanto del fiscal como de la defensa, ya que todas las pruebas terminaron de exponerse en la primera sesión celebrada ayer.

Estos hechos constituyen, según apuntó el escrito de la Fiscalía consultado por Europa Press, un presunto delito contra la salud pública, en su modalidad de tráfico de sustancias, que se le imputa a 13 de los implicados, y otro de receptación de capitales procedentes de actividades del narcotráfico, con el que podrían estar relacionadas 11 personas.

En este sentido, en el juicio quedó claro que "no concurre ninguna atenuación por la adicción a las drogas y alcohol del principal acusado", S.J.M.C, que podría ser condenado a 11 años y seis meses de cárcel, después de que tanto este acusado como otros presuntos implicados en esta red se acogieran ayer a su derecho a no declarar.

Por último, el fiscal solicita el pago de multas que oscilan entre los 60.000 hasta 26,3 millones de euros, el cuádruplo del valor de la droga intervenida en este caso.

La primera de las operaciones tuvo lugar el día 19 de junio del 2002, cuando los funcionarios adscritos al servicio de Vigilancia Aduanera de Huelva intervinieron un total de 1.715 kilos de hachís en Mazagón y donde se pudo averiguar que se trataba de un grupo que preparaba otros desembarcos posteriores, debido a que en la huida dejaron en la playa varios teléfonos móviles que fueron investigados.

El día 5 de agosto del mismo año, en Punta Umbría, se divisó una embarcación que descargó a tierra fardos que arrojaron un peso de 1.620 kilos de la misma sustancia y fueron detenidos H.M. y M.H., mientras el resto de participantes se dio a la fuga sin que pudieran ser identificados.

La última operación tuvo lugar en Matalascañas el 2 de septiembre, donde los presuntos narcotraficantes habían alquilado un chalé en el paseo marítimo, en cuyas inmediaciones se reunieron previamente para esperar la mercancía y donde se logró intervenir 1.581 kilos de hachís.