Un informe dice que el presunto asesino del doble crimen de Almonte volvió a la casa tras los hechos

Publicado 04/01/2016 18:54:07CET

ALMONTE (HUELVA), 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un informe pericial, que fue presentado en el Juzgado de Instrucción número 1 de La Palma del Condado (Huelva), encargado del doble crimen de Almonte, en el que asesinaron a una niña de ocho años y a su padre en abril de 2013, detalla que el presunto asesino pudo haber regresado a la vivienda después de los hechos ya que se basa en que la cama del dormitorio principal estaba hecha y que se hizo con posterioridad a las manchas de sangre.

Según reza en el informe, al que ha tenido acceso Europa Press, y encargado de nuevo por la acusación particular que ejerce la familia del fallecido, la paterna de la menor, al perito Juan José Hellín, el hecho de que la cama estuviera hecha a la llegada de los equipos de especialistas de la Guardia Civil "no podía ser así" debido a la cantidad de restregones sobre ella que originó gran cantidad de sangre.

Así, esta parte solicitó a la titular del Juzgado que el perito pudiera examinar en sede judicial la colcha para verificar si en algún momento "se arrastró por el suelo" y éste al contener en los alrededores de la cama "se manchó del líquido", como así fue, de manera que se hallaron "suficientes muestras de sangre por el reverso de la prenda de cama", que incluso una de ellas "sirvió al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses para extraer una muestra de ADN".

Asimismo, el informe determina que no existe ninguna pisada en sangre, de las existentes entre el espacio de la cama y el cadáver del adulto, que delatara quién o quiénes pudieron hacer la cama, pues las pocas pisadas encontradas se dirigían hacia la salida de la habitación.

El perito explica en el informe que el suegro y abuelo materno de las víctimas fue quien encontró los cuerpos y "reconoce que llega hasta donde se encontraba su yerno ya cadáver, pero sus huellas de pisadas no aparecieron", lo que podía implicar que "la sangre ya estaba seca o coagulada, por lo que imposibilitaban las huellas".

De este modo, el perito precisa "cuando se hizo la cama, la sangre ya estaba coagulada", de ahí que no existan huellas. "Por lo expuesto, llegamos a la conclusión de que, cuando se hizo la cama, la sangre estaba ya coagulada", dice el informe, que también destaca que la cantidad de sangre hallada en el lugar de los hechos precisó bastantes horas para secar. "Podemos decir sin equivocarnos que la cama se hizo con posterioridad a la coagulación, pudiéndose abrir un gran abanico en el tiempo" entre las muertes y ese segundo hecho, por lo que sostiene que el presunto asesino volvió a la vivienda tiempo después de los hechos.

El único acusado hasta ahora por estos hechos es F.J.M.R., en prisión provisional desde hace un año y medio, que era la pareja de la madre de la menor cuando sucedieron los hechos.

Rafael Catalá

Rafael Catalá

Ministro de Justicia

28/11/2017

Patrocinado por

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies