El ICAM desarrollará un modelo de auditoría integral para la mejora de la sostenibilidad de las dehesas

Actualizado 06/08/2010 17:06:02 CET

SEVILLA, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Cuestiones Agrarias y Medioambientales (ICAM), llevará a cabo un proyecto de diseño y aplicación de un modelo de auditoría integral para la mejora de la sostenibilidad de las dehesas españolas, en un proyecto de carácter nacional, que tendrá una duración de cuatro años y con un presupuesto de 208.621 euros, cofinanciado por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

Según informaron a Europa Press fuentes del ICAM, este proyecto, que se desarrollará hasta 2012 y se denominada 'Dehesa Innova: Diseño y aplicación de un modelo de auditoría integral para la mejora de la sostenibilidad de las dehesas españolas', tendrá como ámbito geográfico de actuación los territorios con presencia de la dehesa, esto es, Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Extremadura.

El proyecto surge tras constatar "visto el grave problema de rentabilidad de las explotaciones sustentadas en la dehesa, y el consiguiente riesgo de desaparición de este ecosistema único" y por él se pretende analizar la tipología de las dehesas presentes en las citadas comunidades autónomas.

Esta iniciativa pretende diseñar un modelo de auditoría integral que, "englobando los tres pilares básicos de la sostenibilidad, como son los factores económicos, medioambientales y sociales, ayudase a propietarios y gestores en la toma de decisiones respecto a sus explotaciones".

Como base para lograr este primer objetivo se pretende emplear el Sistema de Planificación de Recursos Empresariales (ERP - Enterprise Resource Planning) que, según las fuentes, "si bien no se ha aplicado hasta ahora en este tipo de actividad económica, si es común su uso con notable éxito en otros ámbitos", toda vez que estos sistemas permiten "integrar en un solo sistema todos los departamentos funcionales de la explotación, de manera que se muestre la interrelación de los componentes económicos, medioambientales y sociales".

Entre los objetivos generales del proyecto se encuentran "el fomento de la gestión sostenible de los recursos naturales de estos espacios, facilitando al propietario los resultados que tendrán a largo plazo en el medio las acciones que lleve a cabo a corto plazo; la contribución a la viabilidad económica de las explotaciones, proporcionando al gestor una herramienta que le permita optimizar los insumos; evitar el despoblamiento de las zonas rurales, contribuyendo en la obtención de unas rentas básicas razonables y atractivas en el ámbito territorial de la dehesa; o la adaptación de la dehesa al cambio global y las demandas sociales, poniendo en valor los servicios públicos que aportan estos sistemas únicos".

Asimismo, de forma específica, se pretende lograr, entre otros, "una mejor capacitación del gestor de estas empresas agrarias, la recuperación de los estados de conservación de los hábitats, facilitar la transferencia de los resultados obtenidos al conjunto de explotaciones".

El ICAM también resaltó que pretende "concienciar a agricultores y ganaderos, a técnicos y trabajadores, a la función pública relacionada con este ámbito y a la sociedad en general, de la importancia que tiene la conservación de este ecosistema único que es la dehesa".

El proyecto resaltó que la dehesa "es un modelo incuestionable de desarrollo sostenible", aunque recordó que la economía de las explotaciones "depende en gran medida de la disponibilidad y calidad de los recursos naturales, por lo que es también un sistema complejo en su equilibrio".

Recordó que el empresario de la dehesa "debe garantizar la rentabilidad económica de su explotación y sólo alcanzado este objetivo serán realmente compatibles y complementarias la gestión ambiental, económica y social".

NECESIDAD DE EQUILIBRIO

"La alteración del equilibrio entre estos tres pilares pone en peligro el mantenimiento de estos espacios naturales", aseveró el ICAM, para el que "la supervivencia de la dehesa propiamente dicha dependerá, no sólo de la continuidad de las actividades agrarias, sino de que se lleven a cabo siguiendo criterios de gestión adecuados, consecuentes con las características y limitaciones del entorno".

Apuntó asimismo la situación en la que se encuentra la dehesa, en el sentido de que "los insumos se han venido pagando a los precios actuales mientras que las producciones se han seguido vendiendo a precios de varios lustros atrás, lo cual dificulta en gran medida el mantenimiento de los equilibrios", además de recordar "la gran dificultad para encontrar mano de obra cualificada que ejecute las labores tradicionales de la dehesa, derivado del despoblamiento de las zonas rurales".

A nivel medioambiental, el ICAM apuntó entre las complicaciones que existe en la dehesa factores como el síndrome del decaimiento del arbolado, la pérdida de pastos por invasión de matorral no deseado o la escasez de regenerado de especies del estrato arbóreo, que asegure la continuidad de la masa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies